El uso de voto electrónico en el mundo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
El mundo

Por lo general, cuando un político (politólogo, abogado o similar) analiza cómo solucionar los problemas del sistema electoral argentino, aparece el argumento de la modernidad, expresado más o menos de la siguiente forma: “¿Cómo puede ser que en pleno siglo XXI sigamos votando con papeles y contándolos a mano? Tenemos que modernizar el sistema”. Acto seguido, esboza una propuesta en la que la solución parte de introducir una computadora (o varias) en el proceso de emisión del sufragio. “Boleta única electrónica“, “boleta única digital“, “voto codificado“, entre otros, son los nombres con los que se bautiza a variantes de sistemas de voto electrónico (con respaldo en papel), que nos permitirían erradicar los vicios electorales. Pero… ¿cómo se vota en el resto del mundo (en particular, en los países considerados “modernos”)?

Votar es un problema universal (hasta en Corea del Norte se vota), que existe desde hace bastante más de un siglo, y que en general tiene los mismos requisitos de igualdad y secreto que en nuestro país. Sin embargo, los analistas locales parecen negarse a examinar cuáles son las formas en las que el resto del mundo ha intentado solucionar los mismos problemas que hoy se nos presentan (y cuáles han sido los resultados de esos intentos). A continuación, algunos fragmentos (adaptados) de la ponencia presentada por Enrique Chaparro en el III Congreso Argentino de Derecho Electoral.

Definición

Adoptamos la definición de “voto electrónico” de (Alvarez y Hall 2010, 9–10): la acción del votante que convierte su selección en en una cadena de señales electrónicas define la condición de voto electrónico. Esta, por lo demás, es consistente con la opinión generalizada tanto jurídica como técnica. Los sistemas denominados comercialmente “boleta única electrónica”, como los usados en las elecciones locales de 2015 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la provincia de Salta, pertenecen pues a esta clasificación: es un sistema de registro electrónico, puesto que las opciones escogidas por el votante se registran directamente en una memoria electrónica incluida en la BUE, e incluye un comprobante impreso verificable por el elector. Para el caso, carece de significación que el registro electrónico se realice en un dispositivo distinto de la misma especie para cada voto, o que se acumule en una única unidad de memoria incorporada al dispositivo en el cual se lleva a cabo la emisión del voto, puesto que la lógica implícita es la misma. Tampoco hace diferencia que el proceso de totalización se lleve a cabo con cierto diferimiento o en simultaneidad con la emisión del voto, porque en ambos casos la operación involucrada implica leer del dispositivo de memoria (distribuido en dispositivos individuales en el caso de la bue o sistemas similares, o consolidado en otros sistemas) mediante un programa y acumular los resultados parciales hasta obtener el escrutinio provisorio.

La experiencia mundial

A finales del siglo pasado y comienzos del actual hubo una marcada propensión a considerar las percibidas ventajas de los sistemas de voto electrónico que llevó a muchos gobiernos a experimentarlo y ponerlo en práctica. Los Estados Unidos fueron un país pionero en la implantación de sistemas de voto electrónico en los últimos dos decenios del siglo pasado, principalmente debido a tres razones: las particularidades de su sistema electoral, que hacen muy complicada la cuenta manual, el desarrollo de su industria informática y una prolongada tradición en el uso de dispositivos primero mecánicos y luego electromecánicos que se remonta a finales del siglo XIX. El primer sistema de voto electrónico con selección por pantalla fue patentado en 1974 (McKay et al. 1974). En Europa, la adopción temprana tuvo lugar en los Países Bajos y Bélgica; Alemania contó tempranamente con disposiciones legales habilitantes, pero el empleo de sistemas de voto electrónico no fue significativo hasta entrada la primera década del siglo XXI. Este impulso inicial, sin embargo, no parece haber logrado los alcances inicialmente imaginados.

En 2015, tomando en cuenta hasta la última elección general en cada caso, los sistemas automatizados de emisión conocidos genéricamente como “voto electrónico” eran utilizados por la mayoría de los electores en solo cuatro países del mundo: Bélgica, Brasil, la India y Venezuela. En los Estados Unidos es el segundo sistema más usado, después del basado en lectura óptica de boletas marcadas por el elector, en tanto que en Canadá sólo se utiliza en algunas ciudades en elecciones de nivel municipal.

Mientras tanto, países que lo habían adoptado o realizado pruebas piloto fueron abandonándolo: los Países Bajos, donde la cantidad de votantes que utilizaban voto electrónico era superior al 90%, retornaron al voto en papel con cuenta manual en 2008, después de que se detectase fraude en las elecciones comunales de una pequeña localidad, la asociación civil Wij vertrouwen stemcomputers niet demostrase graves fallas de seguridad en el sistema empleado (Gonggrijp y Hengeveld 2007) y el tribunal superior de Amsterdam anulara en octubre de 2007 la certificación de las máquinas Nedap; el tribunal constitucional federal declaró la inconstitucionalidad del sistema de voto electrónico usado en Alemania en 2009; el tribunal constitucional de Austria, donde se había llevado a cabo una elección experimental pero vinculante para la Federación de Estudiantes la declaró nula y fijó normas muy estrictas para futuros intentos; en enero de 2010 el Ministerio de Justicia de Finlandia comunicó que el gobierno de ese país desistía de sus proyectos luego de que el Supremo Tribunal Administrativo (Korkein hallinto-oikeu) declarara nulas y ordenara rehacer por medios convencionales las elecciones en que se había experimentado en tres municipalidades en 2008; y la corte constitucional de Bulgaria declaró inconstitucionales ciertas provisiones del código electoral que autorizaban el uso del voto electrónico.

En Francia el uso de machines à voter fue autorizado por la ley 69-419 del 10 de mayo de 1969 modificatoria del Código Electoral. Las máquinas electromecánicas nunca se extendieron demasiado, y pronto cayeron en desuso, pero en 2002 una nueva ola de modernización llevó a instalar en forma experimental sistemas de voto electrónico en tres comunas, incrementándose progresivamente el número hasta 2007. La instalación de sistemas de voto electrónico se encuentra en moratoria de facto, porque desde finales de 2007 el ministerio del Interior no ha dado nuevas autorizaciones a las comunas para incorporar este tipo de equipamiento, el uso ha disminuido desde su máximo de 82 comunas y 1,5 millones de electores en 2007 (5% del padrón electoral nacional) a 64 comunas y 1 millón de electores en 2012, y se han presentado varios proyectos de ley para su erradicación definitiva. Irlanda planeó introducir un sistema de voto electrónico para las elecciones de 2004 para lo que adquirió equipamiento entre 2002 y 2003, pero nunca llegó a efectivizarlo por resistencia de los electores e importantes sectores académicos, abandonando el proyecto en 2009 y finalmente destruyendo las máquinas en 2012; en Lituania las intenciones de la autoridad electoral para introducir voto electrónico han sido sistemáticamente rechazadas por el parlamento; Noruega realizó un estudio de factibilidad en 2006, una prueba piloto en 10 municipalidades en 2010 y otra en 2013, para finalmente anunciar oficialmente el abandono de todas las pruebas en junio de 2014; el Reino Unido realizó varios pilotos entre 2000 y 2007, pero tomando en cuenta los resultados negativos en otros países y las críticas de la Comisión Electoral no se han hecho nuevos intentos desde entonces; en noviembre de 2011 el gobierno de Kazajstán decidió abandonar el sistema Sailau que había iniciado en 2004, en razón de que la preferencia de los votantes por el papel, la desconfianza de los partidos y el costo;16 y en Paraguay, que venía adoptando gradualmente el sistema brasileño desde 2001 y que para 2006 había alcanzado prácticamente la cobertura completa del padrón electoral, el Tribunal Superior de Justicia Electoral dispuso el retorno al voto manual en papel en las elecciones generales de 2008.

Boletas del mundo

 

Sobre el escrutinio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
Dejar un comentario?

23 Comentarios.

  1. Vos si que le tenés odió al voto electrónico, o sos un peroncho que no quiere la evolución para seguir con las listas sábanas y fraude electoral por clientelismo. Puede ser que sea un negociado, no lo sabemos, no des opiniones personales como si fueran verdades absolutas.
    Aunque estoy de acuerdo con el voto electrónico o mejor dicho boleta electrónica, pienso que en 1 año no está preparada la Argentina para esto, para el 2019 tal vez. Primero probemos con la boleta única que ya de por si evita mucho fraude y clientelismo, luego vamos por el electrónico.
    Saludos

    • Bueno, este es uno que jamás leyó nada de lo que escribe Javier, y ni siquiera parece haber leído éste artículo completo.

      • Leí los otros artículos y todos llegaban a la misma conclusión, no usar el voto electrónico, así de simple

        • Y de casualidad, ¿no se te dio por revisar los argumentos por los que llego a esa conclusión?

        • Gabriel Medina

          Nasher,
          Tenía la falsa idea de que alguien leyera el artículo e inclusi “los otros” artículos también podría entender de que NO hay odio, no leí nunca eso, tampoco llega el artículo a esa conclusión que vos decís: “NO usar el voto eletrónico” yo no encontré que expresara esa conclusión, parecería que llegas solito a esa conclusión. Ya empiezo a pensar que entendiste algo de lo que se dice.
          Por otro lado donde se dice en el artículo y en los otros que Javier apoye las listas sábanas y el clientelismo? Por el contrario, habla siempre de USAR la BOLETA UNICA en papel, sin computadoras.
          Finalmente las “listas sábanas” no son eliminadas por el votoeletronico, ni tampoco el clientelismo…

          Informate más.

          Saludos,
          gab

      • Leí Los otros artículos y la mayoría dice lo mismo, no al votó electrónico en favor de la boleta única, así de simple

      • Anonimatando Giles

        Si desea Ud. aventajar a los peronchos o a quien sea le recomiendo dedicarse a comprar votos electrónicos con este sencillo instructivo https://blog.smaldone.com.ar/2015/09/03/comprando-votos-con-la-boleta-unica-electronica/
        Y avísele a “Mengano, que no necesita robar porque ya tiene su fortuna” que aproveche su fortuna en esta ganga. Ah, no, esperen! Mengano ya probó los resultados!?

    • Me parece que habría que tener en cuenta las recomendaciones que dan los expertos en el tema o prestar un poco de atención a lo que se lee. Vos podrías aportar con un poco mas de detalle en tu punto de vista, un cacho de argumentación, capás que le hacés honor al slogan del blog “Todos los días se aprende algo viejo”.

      • Leo todas las opciones, que las respeté o no es mi problema, no se si Javier es un experto o sólo es alguien que critica por criticar por sólo oponerse como pasa con la izquierda.
        Claro que aprendo, nunca hay que dejar de aprender, en algunos casos sabía en otro no tenía ni idea. Pero lo que yo digo, si a otros no les funciono porque no debería funcinarnos a nosotros, eso es prejuzgar; como el caso de los a vehículos eléctricos, como no les funciono a finales del siglo XIX y principios de XX, entonces que no lo intentarán en los 90s y mucho menos de aquí hace unos años atrás, se tendrían que haber rendido y listo ¿no?
        Saludos

        • Estás respondiendo en un artículo que muestra precisamente que a los únicos que “les funcionó” es a Brasil, Venezuela y la India. ¿A esos países querés imitar?

  2. Máximo Cozzetti

    Nasher: Si te oponés sos peroncho o de izquierda. Se nota que la política es como el fútbol para vos, se trata de cuadros. Pero hay algo que ignorás: sos igual de fanático que ellos, nada más que de otro color.

    Si querés mostrar que ne equivoco, entonces dejá los ad hominems y habla con fundamentos. Espero no pedirte mucho.

  3. Magia electrónica | Blog de Javier Smaldone - pingback on 3 de Julio de 2016 @19:34
  4. Gabriel Medina

    Muy Buen artículo Javier!

    Saludos,
    gab

  5. En partes de Australia se usa voto electrónico (en elecciones municipales). Yo voté en una máquina hace 3 o 4 años. http://www.elections.act.gov.au/elections_and_voting/electronic_voting_and_counting

  6. Voto electrónico y huellas digitales | Blog de Javier Smaldone - pingback on 10 de Septiembre de 2016 @15:42
  7. El retroceso electoral de Córdoba | Blog de Javier Smaldone - pingback on 15 de Diciembre de 2016 @14:37
    • Vos mismo lo dijiste: en algunas localidades, elecciones municipales. A nivel nacional (y eso es lo que refleja el mapa) hay iniciativas para usar voto electrónico, pero no hay señales de que vayan a prosperar.

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>