Elecciones 2016 en Río Cuarto

Hace un par de horas finalizaron los comicios para elegir intendente, concejales y tribunal de cuentas en la ciudad de Río Cuarto, Córdoba, en los que tuve la oportunidad de actuar como fiscal informático (o al menos eso decía la designación). A continuación, algunas cosas que pude observar en la jornada electoral.

Acreditación

La votación

En las elecciones municipales (al igual que en las provinciales) se utiliza una boleta única (de papel, sin chips ni computadoras, como la mayoría de los países del mundo). A continuación, una imagen del diseño utilizado:

Lamentablemente, el diseño tiene varios errores:

  • La opción «Voto lista completa» es completamente innecesaria y favorece el «arrastre», al estilo de la boleta sábana. ¿Cuál es el problema con poner las 2 cruces correspondientes, si se quiere votar en ambas categorías al mismo partido?
  • La inclusión de los nombres de todos los candidatos a concejales (titulares y suplentes) hace compleja la boleta y dificulta su lectura. Como resultado, ocurrió que muchos votantes no votaron en la categoría tribunal de cuentas (a intendente y concejales hubo un 1,35% de votos en blanco, en tanto que a tribunal de cuentas hubo un 10,52%).
  • En el reverso de la boleta hay un lugar para la firma del presidente de mesa. Sí, increíblemente y quizá por la costumbre de usar sobres, la autoridad de mesa debe firmar la boleta. Esto es completamente innecesario en el caso de la boleta única, y abre la puerta a la sospecha de boletas marcadas.
  • La boleta era desconocida para los ciudadanos (el partido para el que fiscalicé, el día anterior sólo tenía una fotocopia en blanco y negro).

El escrutinio

El escrutinio en las mesas se desarrolló sin mayores problemas ni demoras. El operativo de transmisión y escrutinio provisorio fue llevado a cabo por la empresa Grupo MSA (al igual que en las elecciones municipales de 2008). En el Palacio Municipal se dispuso de una oficina con terminales para los fiscales informáticos de los distintos partidos. En las terminales los fiscales sólo teníamos una ventana del navegador Firefox, con dos pestañas: una con un sistema interno de publicación de actas y otra con la misma interfaz a la que accedía el público en general a través de Internet.

Transmisión de resultados

En cada escuela se ubicó una computadora usada como terminal de transmisión. Una vez terminado el escrutinio de mesa, el presidente confeccionaba un acta provisoria. Luego se dirigía a dicha terminal junto con los fiscales y un operador procedía a la carga en el sistema de escrutinio. Una vez que se verificaba la corrección de los datos cargados, se imprimía el acta para el escrutinio definitivo y las copias para el presidente y los fiscales. Vale decir que hasta que los datos del acta provisoria no se cargaban en el sistema, el acta definitiva (legal, con la firma del presidente y los fiscales) no podía confeccionarse, y por lo tanto tampoco podía cerrarse la urna.

Control de los fiscales informáticos

Esta es la parte superior de la pantalla que se nos mostraba a los fiscales informáticos:

Pantalla

Las actas «En espera» son aquellas que aún no han sido cargadas en el sistema. La categoría «Recibida» listaba las actas que ya habían sido transmitidas desde las escuelas (pero no los valores cargados en las mismas). Lo mismo ocurría con las categorías «En Proceso», «Verificar» y «Aprobar». Sólo cuando las actas pasaban a la categoría «OK» los fiscales podíamos ver los valores (votos) cargados en las mismas. A través de Internet sólo podían verse las actas que pasaban a la categoría «Publicada» (en tanto que la categoría «Definitivo» era para actas con problemas que recién serán consideradas en el escrutinio definitivo).

¿Cuál es el motivo por el que los fiscales no pudimos ver las actas transmitidas sino hasta que alcanzaran el estado de «OK»? Según nos explicaron, la Junta Electoral decidió que nosotros (representantes de los partidos) no podíamos verlas hasta que ellos las revisaran convenientemente. O sea que el control ciudadano estaba suspendido desde el momento de la transmisión hasta luego de unos 15 a 20 minutos de «revisión» de las autoridades estatales. ¿Y los ciudadanos? Al principio tuvieron que esperar aún más: la Junta Electoral decidió que no se publicaría ningún resultado en Internet sino hasta tener un 10% de las actas «revisadas» (y cuando se alcanzó este porcentaje, nos fue dicho que en realidad era un 10% de cada distrito, por lo que los primeros resultados oficiales se publicaron a las 19:40 hs, 1 hora después de cargadas las primeras actas).

¿Fiscalización informática?

Las terminales de acceso que se nos dieron sólo permitían ver las actas en la pantalla (no pudiendo descargarlas en un dispositivo propio ni enviarlas a través de la red). La única forma de extraer los datos que estábamos visualizando para poder enviarlos a los distintos partidos para cotejarlos con la información enviada por los fiscales de mesa era a través de un código QR:

Código QR de un acta

Cualquiera con un celular puede verificar que el código QR contiene el siguiente texto:
REC C52E08C0E7E96C0240256FFB00D800061438A282161103889C

¿De qué forma está codificada la información del acta? Nunca nos lo dijeron. Pero la empresa MSA publicó una aplicación para Android capaz de decodificarla y generar un archivo CSV. Con ella puede verse que el código anterior se corresponde con estos datos:

Archivo CSV de un acta

En definitiva, la única forma de que los fiscales informáticos podíamos enviar los datos cargados a los partidos para su verificación, era usando un celular, capturando uno por uno los códigos QR de cada acta en la pantalla, y decodificándolos con una aplicación provista por MSA (cuyo código fuente no está disponible). Un proceso engorroso, inadecuado y completamente inútil para realizar un control efectivo en tiempo real. Los fiscales informáticos fuimos meros observadores de una pantalla, con una vista anticipada en un par de minutos a lo que verían luego el resto de los votantes (y que también era insuficiente para un control adecuado).

Aplicación para Fiscales de MSA

La publicación de resultados

Los datos del escrutinio fueron publicados en Internet en la dirección https://www.datosoficiales.com/. Como puede notarse, no se trata de un dominio registrado ni por la Municipalidad de Río Cuarto ni por ningún otro organismo oficial, sino de un sitio web de una empresa privada (en este caso, de MSA). Sí, como suena: la información oficial de un proceso electoral fue publicada a través de un sitio de una empresa privada (y con publicidad de su marca comercial vot.ar.

www.datosoficiales.com

¿Adónde está físicamente ubicado el servidor www.datosoficiales.com?

Servidor www.datosoficiales.com

Seattle, Estados Unidos. Sí, la información oficial de un proceso electoral fue publicada a través de un servidor ubicado fuera del país.

Y para colmo de males, el sistema de MSA usa el sistema de análisis de visitas y tráfico Google Analytics:

Google Analytics en www.datosoficiales.com

Sí, el sitio donde se publica la información oficial de un proceso electoral da información sobre sus visitantes a la empresa Google.

Conclusiones

  • Si bien se utilizó la boleta única de papel (el sistema elegido por la mayoría de los países del mundo, superior a la boleta partidaria en un sobre), la implementación no fue la correcta, y faltó capacitar al electorado.
  • Los fiscales informáticos no tuvieron acceso a la información ni en tiempo, ni en forma, para poder articular un control efectivo de los partidos políticos.
  • Existió un «blackout» entre el momento en que el acta fue transmitida desde la escuela (bajo el control del presidente y los fiscales de mesa) y el momento en que los fiscales pudimos ver los valores cargados en la misma.
  • La posibilidad de control por parte de los votantes también se vio disminuida, con el agravante de tener que esperar a que se reunieran «datos significativos».
  • La información del escrutinio no fue publicada en Internet por ningún organismo oficial, sino sólo por una empresa privada utilizando un servidor ubicado fuera del país.

En medio de la discusión sobre la decisión de la Junta Electoral de no difundir datos antes de reunir determinado porcentaje, alguien me ofreció —no de la mejor manera— llamar al Juez «para que le diga todo esto en la cara». Respondí que no me parecía necesario molestarlo en ese momento, pero que si me lo cruzaba le diría gustosamente que no compartía su desprecio por la capacidad de la gente (los votantes) de entender los datos de una elección sin «filtros» o «revisiones» previas. Finalmente, me retiré del lugar sin encontrarme con el Juez. Espero que esta nota pueda llegar a sus manos.

vot.ar
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Hola Javier,
    Sigo con interés tus andanzas y análisis; me han sido de muy gran utilidad. Te comento muy brevemente desde la realidad mexicana: Nosotros hemos votado con boleta única desde que tengo memoria (y de hecho, desde mucho antes de eso). La boleta única siempre lleva firmas y sellos de las autoridades de mesa, para dificultar algunos de los fraudes tradicionales, muy similares a los que pueden ocurrir con voto en sobre cerrado (como el que acostumbran en Argentina).
    Respecto al diseño de la papeleta, sí, hay muchas maneras con diferencias sutiles… Nosotros tuvimos votaciones de diferentes niveles y significados la semana pasada; encontrarás joyitas difíciles de explicar como que si para determinada elección van coaligados los partidos A, B y C, es legal y tiene diferente significado votar por A, por B, por C, por A+B, por B+C, por A+C o por A+B+C — ¿La diferencia? Principalmente, cómo se reparten el fondeo gubernamental para los tres partidos en cuestión para el próximo trienio.
    En México, normalmente se vota con varias boletas únicas: Una por elección. Digamos, la última elección presidencial, 2012. Como elecciones federales y locales coinciden en muchos de los estados, a los habitantes del entonces Distrito Federal (hoy Ciudad de México) nos dieron cinco papeles de diferentes colores, cada uno de ellos con la lista de partidos que competían por el cargo en cuestión: Presidente, senador federal, diputado federal, jefe de gobierno local, asamblea legislativa local. Cada una de esas boletas es depositada en la urna del color adecuado.
    ¿Ventajas? Simplifica fuertemente el escrutinio. Entiendo que el esquema se desarrolló en los 70-80 para asegurar que incluso la población rural y semi-analfabeta pudiera ser funcionario de casilla.

  2. Hola, cómo estás? Estoy intentando encontrar información sobre los resultados de las elecciones de 2016 por escuela o barrio. Parece que la página «datosoficiales» no existe más o tiene algún error. ¿Vos sabés dónde podría encontrar esos datos? Gracias!!

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>