Un manifiesto ateo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Desde hace tiempo observo con tristeza (y, no lo voy a negar, mucha bronca) cómo la sociedad en la que vivo se vuelve cada vez más creyente (y crédula).

Sin ir más lejos, hace pocos días, la Universidad Nacional de Río Cuarto prestó sus instalaciones para una reunión de unos 2000 supersticiosos “jóvenes franciscanos”. Pocas cosas se me ocurren que puedan distar más del objetivo de una Universidad pública y, sin embargo, a nadie pareció importarle (seguramente, porque se trata de una rama de la “religión oficial“, cosa que todavía existe en la Argentina).

Pensando en esta lamentable, perniciosa y peligrosa tendencia, me puse a buscar entre varios documentos que tenía archivados y decidí publicar la traducción de un excelente artículo escrito por el filósofo Sam Harris, que reproduzco a continuación.

Nota: También puede descargar este artículo en los siguientes formatos:

 

Un manifiesto ateo

© Sam Harris

Traducción de Fernando G. Toledo y J.C. Álvarez.

En algún lugar del mundo un hombre ha secuestrado a una niña. Pronto va a violarla, torturarla y matarla. Si una atrocidad de este tipo no estuviera ocurriendo en este preciso momento, sucederá en unas pocas horas, como máximo unos días. Tanta es la confianza que nos inspiran las leyes estadísticas que gobiernan las vidas de 6 mil millones de seres humanos. Las mismas estadísticas también sugieren que los padres de esta niña creen que en este preciso momento un Dios todopoderoso y amoroso cuida de ellos y su familia. ¿Tienen derecho a creer esto? ¿Es bueno que crean esto?

No.

La integridad del ateísmo está contenida en esta respuesta. El ateísmo no es una filosofía; ni siquiera es una visión del mundo; es un rechazo a desmentir lo obvio. Desafortunadamente, vivimos en un mundo en el cual lo obvio es, por principio, pasado por alto. Lo obvio debe ser observado y reobservado y discutido. Ésta es una tarea ingrata. Se la toma con un aura de petulancia e insensibilidad. Es, más que nada, una tarea que el ateo no desea.

Aunque resulta menos notorio, nadie necesita identificarse a sí mismo como un no-astrólogo o un no-alquimista. Consecuentemente, no tenemos palabras para la gente que niega la validez de esas pseudodisciplinas. En el mismo sentido, «ateísmo» es un término que no debería existir. El ateísmo no es más que el ruido que la gente razonable hace cuando se topa con el dogma religioso. El ateo es simplemente una persona que cree que los 260 millones de estadounidenses (el 87% de la población) que dicen no tener dudas sobre la existencia de Dios deberían estar obligados a presentar pruebas de su existencia, e incluso, de su benevolencia, dada la imparable destrucción de seres humanos inocentes de la que somos testigos a diario.

Nada más que el ateo advierte cuán sorprendente es nuestra situación: la mayor parte de los nuestros cree en un Dios que, bajo todo concepto, es igual de fantástico que los dioses del Olimpo; nadie, sea cuales fueren sus capacidades, puede ocupar un cargo público en los Estados Unidos sin suponer que ese Dios existe; y muchas de las cosas que pasan en la política pública en este país se deben a tabúes religiosos y supersticiones propias de una teocracia medieval. Nuestra realidad es abyecta, indefendible y horrorosa. Sería graciosa, si las consecuencias no fuesen tan graves.

Vivimos en un mundo donde todas las cosas, buenas y malas, acaban destruidas por el cambio. Los padres pierden a sus hijos y los hijos a sus padres. Los maridos y esposas se separan por un instante, y nunca se vuelven a ver. Los amigos se despiden con prisa, sin saber que será la última vez que lo hagan. Esta vida, cuando se la mira en su totalidad, se aparece como poco más que un vasto drama de la pérdida. La mayoría de las personas, sin embargo, imaginan que hay una cura para esto. Si vivimos correctamente –ni siquiera éticamente, sino dentro de los parámetros de ciertas creencias antiguas y conductas esterotipadas– obtendremos todo lo que queramos después de que hayamos muerto. Cuando caigan finalmente nuestros cuerpos, simplemente nos desharemos de nuestro lastre corporal y viajaremos a una tierra en la que nos reuniremos con todos los que amamos cuando estábamos vivos. Por supuesto, la gente demasiado racional y demás chusma quedará excluida de este sitio feliz, y aquéllos que suspendieron su increencia mientras vivían serán libres para disfrutar de sí mismos por toda la eternidad.

Vivimos en un mundo de sorpresas inimaginables –desde la energía de fusión que irradia el sol a la genética y las consecuencias evolutivas de estas luces que bailan por eones desde el Oriente– y todavía el Paraíso conforma a nuestros intereses más superficiales con la comodidad de un crucero por el Caribe. Esto es asombrosamente extraño. Alguien que no lo conociera pensaría que el hombre, en su miedo a perder todo lo que ama, ha creado el cielo, junto con su Dios guardián, a su imagen y semejanza.

Considérese la destrucción que el huracán Katrina dejó en Nueva Orléans. Más de un millar de personas murieron, decenas de miles perdieron todas sus posesiones terrenas y cerca de un millón fueron desposeídas de su hogar. Con seguridad, se puede decir que casi todos los que vivían en Nueva Orléans en el momento del desastre del Katrina creía en un Dios omnipotente, omnisciente y compasivo. ¿Pero qué estaba haciendo Dios mientras un huracán devastaba su ciudad? Seguro que oía la plegarias de los viejos y las mujeres que huían de la inundación hacia la seguridad de sus azoteas, sólo para terminar ahogándose más lentamente. Eran personas de fe. Eran buenos hombres y mujeres que habían rezado durante todas sus vidas. Sólo el ateo ha tenido el coraje de admitir lo obvio: esa pobre gente murió hablándole a un amigo imaginario.

Claro, había advertencias de que una tormenta de proporciones bíblicas sacudiría Nueva Orléans, y la respuesta humana al desastre posterior fue trágicamente ineficaz. Pero fue ineficaz sólo bajo la luz de la ciencia. Los indicios del avance del Katrina fueron sacados de la muda Naturaleza mediante cálculos meteorológicos e imágenes satelitales. Dios no le cuenta a nadie sus planes. De haberse confiado los residentes de Nueva Orléans en la caridad del Señor, no se habrían enterado de que un huracán asesino se abatiría sobre ellos hasta que hubieran sentido las primeras ráfagas del viento sobre sus rostros. A pesar de todo, según una encuesta del Washington Post, un 80% de los sobrevivientes del Katrina aseguraban que el suceso había reforzado su fe en Dios.

Mientras el Katrina devoraba Nueva Orléans, cerca de mil peregrinos chiítas morían al derribarse un puente en Iraq. No caben dudas de que esos peregrinos creían poderosamente en el Dios del Corán: sus vidas estaban organizadas alrededor del hecho indubitable de su existencia; sus mujeres caminaban con el rostro velado delante de él; sus hombres se mataban regularmente unos a otros en nombre de interpretaciones enfrentada de su palabra. Sería de destacar si un solo de los sobrevivientes de esta tragedia perdiera su fe. Lo más probable es que los sobrevivientes imaginen que han sido resguardados por la gracia de Dios.

Sólo el ateo reconoce el infinito narcisismo y el autoengaño de los que se salvaron. Sólo el ateo comprende cuán moralmente despreciable es que los sobrevivientes de una catástrofe se crean salvados por un Dios amoroso mientras que este mismo Dios ahogaba a los niños en sus cunas. Debido a que se niega a tapar la realidad del sufrimiento del mundo con el disfraz de una fantasía de vida eterna, el ateo siente hasta en los huesos cuán preciosa es la vida, y al mismo tiempo cuán desafortunados sos esos millones de seres humanos que sufren el más terrible ataque a su felicidad sin ninguna razón valedera.

Uno se pregunta cuán vasta y gratuita tiene que ser una castástrofe para que alcance a a sacudir la fe del mundo. El Holocausto no lo consiguió. Tampoco lo habría hecho el genocidio en Ruanda, ni aunque sus perpetradores fuesen sacerdotes armados con machetes. Quinientos millones de personas murieron de viruela durante el siglo XX, casi todos niños. Los caminos de Dios son, sin duda, inescrutables. Pareciera que cualquier hecho, no importa cuán infeliz sea, puede ser compatible con la fe religiosa. En materia de fe, hemos decidido no tener los pies en la Tierra.

Por supuesto, la gente de fe asegura que Dios no es responsable del sufrimiento de la humanidad. Pero, ¿cómo podemos entender que se afirme que Dios es a la vez omnisciente y omnipotente? No hay otro modo, y es tiempo de que los seres humanos razonables lo asuman. Es el viejo problema de la teodicea, claro, y deberíamos considerarlo resuelto. Si Dios existe, pues no puede hacer nada por detener las más descomunales calamidades o no le importa hacerlo. Dios, por consiguiente, o es impotente o es malvado. Los lectores piadosos ejecutarán ahora la siguiente pirueta: Dios no puede ser juzgado por las simples reglas humanas de moralidad. Pero, obviamente, las simples reglas humanas de moralidad son precisamente las que primero usan los fieles para establecer la bondad de Dios. Y cualquier Dios que se preocupara por algo tan trivial como un matrimonio gay o el nombre por el que debe ser mencionado en una plegaria, no es tan inescrutable después de todo. Si existiera, el Dios de Abraham no sería solamente indigno de la inmensidad de la creación, sería indigno de cualquier hombre.

Hay otra posibilidad, claro, y es la más razonable y la más odiosa: el Dios de la Biblia es una ficción. Como Richard Dawkins ha observado, todos somos ateos con respecto a Zeus y a Thor. Sólo el ateo ha concluido que el dios bíblico no es diferente. Consecuentemente, sólo el ateo es lo suficientemente compasivo como para tomarse en serio la hondura del sufrimiento mundial. Es terrible que todos vayamos a morir y perder cada cosa que amamos; es doblemente terrible que tantos seres humanos sufran sin necesidad mientras viven. Buena parte de ese sufrimiento puede ser directamente atribuido a la religión –a los odios religiosos, las guerras religiosas, las ilusiones religiosas (religious delusions) y las diversiones religiosas de escasos recursos–, y es lo que convierte al ateísmo en una necesidad moral e intelectual. Es una necesidad, de todos modos, que desplaza al ateo hacia los márgenes de la sociedad. El ateo, por el mero hecho de estar en contacto con la realidad, termina lleno de vergüenza al no tener relación con la vida de fantasía de sus vecinos.

La naturaleza de la creencia

Según varias encuestas recientes, el 22% de los americanos están totalmente convencidos de que Jesús volverá a la Tierra algún día de los próximos 50 años. Otro 22% cree que lo anterior es bastante probable. Seguramente este mismo 44% de americanos son los que van a la iglesia una vez por semana o más, que creen literalmente que Dios prometió la tierra de Israel a los judíos, y que quieren prohibir la enseñanza del hecho biológico de la evolución a nuestros hijos. Como bien sabe el Presidente George W. Bush, los creyentes de esta categoría constituyen el segmento más cohesionado y motivado del electorado americano. Por consiguiente, sus opiniones y prejuicios influyen en casi todas las decisiones de importancia nacional. Los políticos liberales parecen haber extraído una lección incorrecta de estos acontecimientos y han vuelto su mirada hacia las Escrituras, preguntándose cómo podrían congraciarse con las legiones de hombres y mujeres de nuestro país que votan en gran parte basándose en el dogma religioso. Más del 50% de los americanos tiene una opinión «negativa» o «sumamente negativa» de la gente que no cree en Dios; el 70% piensa que es muy importante que los candidatos a la presidencia sean «firmemente religiosos». La irracionalidad se encuentra ahora en ascenso en los Estados Unidos: en nuestras escuelas, en nuestros tribunales y en cada rama del gobierno federal. Sólo el 28% de los americanos cree en la evolución; el 68% cree en Satán. Una ignorancia de tal calibre, concentrada tanto en la cabeza como en el vientre de una superpotencia sin rival, representa actualmente un problema para el mundo entero.

Aunque sea bastante fácil para la gente de buen tono criticar el fundamentalismo religioso, la llamada «moderación religiosa» todavía disfruta de un prestigio considerable en nuestra sociedad, incluso dentro de la torre de marfil. Lo anterior resulta irónico, ya que los fundamentalistas tienden a hacer un uso de sus cerebros más basado en principios que los «moderados». Aunque los fundamentalistas justifiquen sus creencias religiosas con pruebas y argumentos extraordinariamente pobres, al menos intentan dar una justificación racional. Los moderados, en cambio, generalmente no hacen más que citar las consecuencias benéficas de la creencia religiosa. En lugar de decir que creen en Dios porque ciertas profecías bíblicas se han cumplido, los moderados dirán que ellos creen en Dios porque esta creencia «da sentido a sus vidas».

Cuando un tsunami mató a cien mil personas el día siguiente al de Navidad, los fundamentalistas interpretaron fácilmente este cataclismo como una prueba de la ira de Dios. Al parecer, Dios había enviado otro mensaje oblicuo a la humanidad sobre los males del aborto, la idolatría y la homosexualidad. Aunque moralmente obscena, esta interpretación de los acontecimientos es hasta cierto punto razonable, aceptando determinadas suposiciones (absurdas). Los moderados, en cambio, rechazan extraer cualquier conclusión sobre Dios a partir de sus obras. Dios sigue siendo un perfecto misterio, una mera fuente de consuelo que es compatible con la existencia del mal más desolador. Ante desastres como el tsunami asiático, la piedad liberal es apta para producir las más afectadas y pasmosas tonterías imaginables. Así y todo, los hombres y mujeres de buena voluntad prefieren habitualmente tales vacuidades a la moralización y profetización odiosas de los creyentes auténticos. Ante las catástrofes, sin duda es una virtud de la teología liberal que ésta enfatice la piedad sobre la ira. Vale la pena señalar, sin embargo, que es la piedad humana lo que se revela –no la de Dios– cuando los cuerpos hinchados de los muertos son devueltos por el mar. Cuando miles de niños son arrancados simultáneamente de los brazos de sus madres y ahogados en el mar durante días, la teología liberal debe revelarse como lo que es –el más vacuo y estéril de los pretextos mortales. Incluso la teología de la ira tiene más mérito intelectual. Si Dios existe, su voluntad no es inescrutable. Lo único inescrutable en estos hechos terribles es que hombres y mujeres neurológicamente sanos puedan creer lo increíble y pensar que esto es la cumbre de la sabiduría moral.

Es completamente absurdo sugerir, como hacen los religiosos moderados, que un ser humano racional pueda creer en Dios simplemente porque esta creencia le hace feliz, porque alivia su miedo a la muerte o porque otorga sentido a su vida. La absurdidad se hace obvia en el momento en que cambiamos la noción de Dios por alguna otra proposición de consuelo: imaginemos, por ejemplo, que un hombre desea creer que existe un diamante enterrado en algún lugar de su patio trasero, y que este diamante es del tamaño de un refrigerador. Sin duda, se sentirá extraordinariamente bien al creer esto. Imaginemos qué pasaría entonces si ese hombre siguiera el ejemplo de los religiosos moderados y mantuviera dicha creencia en términos pragmáticos: cuando se le pregunta por qué piensa que hay un diamante en su patio trasero y que además ese diamante es miles de veces mayor que ningún otro que haya sido descubierto, el hombre dice cosas como las siguientes: «Esta creencia da sentido a mi vida», o «Mi familia y yo disfrutamos cavando para encontrarlo los domingos», o «Yo no querría vivir en un universo donde no hubiera un diamante enterrado en mi patio trasero y que fuera del tamaño de un refrigerador». Claramente estas respuestas son inadecuadas. Pero son peores que eso. Son las respuestas de un loco o de un idiota.

Aquí podemos ver por qué la apuesta de Pascal, el «salto de fe» de Kiergegaard y otros esquemas epistemológicos fideístas no tienen el menor sentido. Creer que Dios existe es creer que uno se encuentra en alguna relación con su existencia, tal que dicha existencia es ella misma la razón de la creencia de uno. Debe haber alguna conexión causal, o al menos una apariencia de ésta, entre el hecho en cuestión y la aceptación de ese hecho por parte de la persona. De este modo, podemos ver que las creencias religiosas, para ser creencias sobre cómo es el mundo, deben ser tan probatorias en el ámbito del espíritu como en cualquier otro ámbito. Pese a todos sus pecados contra la razón, los fundamentalistas religiosos entienden lo anterior; los moderados –casi por definición– no lo entienden en absoluto.

La incompatibilidad entre la razón y la fe ha sido un rasgo evidente de la cognición humana y del discurso público durante siglos. Una persona debe tener buenas razones para sostener firmemente lo que cree o lo que no cree. Las personas de todos los credos generalmente reconocen la primacía de las razones, y recurren al razonamiento y a las pruebas siempre que pueden. Cuando la indagación racional apoya el credo, aquélla siempre es defendida; cuando representa una amenaza, es ridiculizada, a veces en la misma frase. Sólo cuando las pruebas favorables a una doctrina religiosa son escasas o inexistentes, o hay una evidencia aplastante en su contra, sus defensores invocan la «fe». Es decir, los fieles simplemente citan los motivos para defender sus creencias (por ejemplo, «el Nuevo Testamento confirma las profecías del Antiguo testamento», «yo vi la cara de Jesús en una ventana», «rezamos, y el cáncer de nuestra hija comenzó a retroceder»). Tales razones son generalmente inadecuadas, pero son mejores que ninguna razón en absoluto. La fe no es más que la licencia que la gente religiosa se otorga a sí misma para seguir creyendo cuando las razones fallan. En un mundo fragmentado por creencias religiosas incompatibles entre sí, en una nación que se encuentra cada vez más sometida a concepciones propias de la Edad de Hierro acerca de Dios, el final de la historia y la inmortalidad del alma, esta lánguida división de nuestro discurso en asuntos de razón y asuntos de fe es sencillamente inadmisible.

La fe y la sociedad buena

La gente de fe afirma regularmente que el ateísmo es responsable de algunos de los crímenes más espantosos del siglo XX. Aunque sea cierto que los regímenes de Hitler, Stalin, Mao y Pol Pot eran irreligiosos en diversos grados, no eran especialmente racionales. De hecho, sus declaraciones públicas eran poco más que letanías de ilusiones: ilusiones sobre la raza, la identidad nacional, la marcha de la historia o los peligros morales del intelectualismo. En muchos sentidos, la religión fue directamente culpable incluso en estos casos. Consideremos el Holocausto: el antisemitismo que construyó pieza a pieza los crematorios nazis era una herencia directa del cristianismo medieval. Durante siglos, los alemanes religiosos habían visto a los judíos como la peor especie de herejes, y habían atribuido todos los males sociales a su presencia continuada entre los fieles. Mientras en Alemania el odio a los judíos se expresaba de un modo predominantemente secular, la demonización religiosa de los judíos continuó existiendo en Europa. (El propio Vaticano perpetuó el libelo de la sangre en sus publicaciones, en una fecha tan tardía como 1914.)

Auschwitz, el Gulag y los campos de la muerte no son ejemplos de lo que ocurre cuando la gente se hace demasiado crítica con las creencias injustificadas; al contrario, estos horrores son un testimonio de los peligros que conlleva el no pensar lo bastante críticamente sobre ideologías seculares específicas. Por supuesto, un argumento racional contra la fe religiosa no es un argumento para abrazar ciegamente el ateísmo como dogma. El problema expuesto por el ateo no es otro que el problema del dogma mismo (del que toda religión participa en grado extremo). No existe ninguna sociedad en la historia escrita que haya sufrido porque su gente se volviera demasiado razonable.

Aunque la mayor parte de los americanos creen que deshacerse de la religión es un objetivo imposible, la mayor parte del mundo desarrollado ya lo ha conseguido. Cualquier relato sobre un supuesto «gen divino», el cual sería responsable de que la mayoría de los americanos organicen desvalidamente sus vidas alrededor de antiguas obras de ficción religiosa, debe explicar por qué tantos habitantes de otras sociedades del Primer Mundo parecen carecer de dicho gen. El nivel de ateísmo existente en el resto del mundo desarrollado refuta cualquier argumento según el cual la religión es de algún modo una necesidad moral. Países como Noruega, Islandia, Australia, Canadá, Suecia, Suiza, Bélgica, Japón, Países Bajos, Dinamarca y el Reino Unido se encuentran entre las sociedades menos religiosas de la Tierra. Según el Informe de Desarrollo Humano 2005 de las Naciones Unidas, dichos países son también los más sanos, como indican las medidas de esperanza de vida, alfabetismo adulto, ingresos per cápita, desarrollo educativo, igualdad entre sexos, tasa de homicidios y mortandad infantil. A la inversa, las 50 naciones que ahora se encuentran en el escalafón más bajo en términos de desarrollo humano son fuertemente religiosas. Otros análisis reflejan la misma situación: los Estados Unidos son únicos entre las democracias ricas por su nivel de fundamentalismo religioso y por su oposición a la teoría evolutiva; también son únicos por las altas tasas de homicidio, abortos, embarazos de adolescentes, casos de SIDA y mortandad infantil. La misma comparativa es cierta dentro del territorio de los Estados Unidos: los Estados del Sur y del Medio Oeste, caracterizados por los niveles más altos de superstición religiosa y de hostilidad hacia la teoría evolutiva, están especialmente afectados por los mencionados indicadores de disfunción social, mientras que los estados relativamente seculares del Noreste se conforman más a los estándares europeos. Desde luego, los datos correlacionales de este tipo no resuelven las cuestiones de causalidad –la creencia en Dios puede conducir a la disfunción social; la disfunción social puede dar lugar a la creencia en Dios; cada factor puede fomentar el otro; o bien ambos factores pueden surgir de alguna fuente más profunda de disfuncionalidad. Dejando aparte la cuestión de la causa y el efecto, estos hechos demuestran que el ateísmo es absolutamente compatible con las aspiraciones básicas de una sociedad civil; también demuestran, de manera concluyente, que la fe religiosa no hace nada para asegurar la salud y el bienestar de una sociedad.

Los países con altos niveles de ateísmo también son los más caritativos en términos de prestación de ayuda extranjera al mundo en desarrollo. El dudoso eslabón existente entre el fundamentalismo cristiano y los valores cristianos también es refutado por otros índices de caridad. Consideremos la proporción entre los salarios de los altos ejecutivos y los salarios de los empleados medios: en Gran Bretaña es de 24 a 1; en Francia, de 15 a 1; en Suecia, de 13 a 1; en los Estados Unidos, donde el 83% de la población cree que Jesús literalmente resucitó de entre los muertos, es de 475 a 1. Parece que aquí muchos camellos esperan entrar fácilmente por el ojo de una aguja.

La religión como fuente de violencia

Uno de los mayores desafíos afrontados por la civilización en el siglo XXI es que los seres humanos aprendan a hablar sobre sus intereses personales más profundos –sobre la ética, la experiencia espiritual y la inevitabilidad del sufrimiento humano– de un modo que no sea flagrantemente irracional. Nada obstaculiza más el camino de este proyecto que el respeto que concedemos a la fe religiosa. Doctrinas religiosas incompatibles han balcanizado nuestro mundo en comunidades morales separadas –cristianos, musulmanes, judíos, hindúes, etc.– y estos desacuerdos se han convertido en una fuente continua de conflicto humano. Ciertamente, la religión es hoy en día una fuente activa de violencia, tanto como lo fue en cualquier momento del pasado. Los conflictos recientes en Palestina (judíos contra musulmanes), los Balcanes (serbios ortodoxos contra croatas católicos; serbios ortodoxos contra musulmanes bosnios y albaneses), Irlanda del Norte (protestantes contra católicos), Cachemira (musulmanes contra hindúes), Sudán (musulmanes contra cristianos y animistas), Nigeria (musulmanes contra cristianos), Etiopía y Eritrea (musulmanes contra cristianos), Sri Lanka (budistas cingaleses contra hindúes tamiles), Indonesia (musulmanes contra cristianos timoreses), Irán e Irak (musulmanes chiítas contra musulmanes sunníes), y Cáucaso (rusos ortodoxos contra musulmanes chechenos; musulmanes azerbaijanos contra armenios católicos y ortodoxos) son simplemente algunos ejemplos. En estos lugares, la religión ha sido la causa explícita de literalmente millones de muertos en los últimos 10 años.

En un mundo dividido por la ignorancia, sólo el ateo se niega a rechazar lo evidente: la fe religiosa promueve la violencia humana a un nivel asombroso. La religión inspira la violencia en al menos dos sentidos: (1) a menudo las personas matan a otros seres humanos porque creen que el Creador del Universo quiere que así lo hagan (el corolario psicopático inevitable es que tal acto les asegurará una eternidad de felicidad después de la muerte). Los ejemplos de este tipo de comportamiento son prácticamente innumerables, siendo el más destacado el de los terroristas suicidas jihadistas. (2) Un número cada vez mayor de personas se encuentran inclinadas hacia el conflicto religioso, simplemente porque su religión constituye el corazón de sus identidades morales. Una de las patologías duraderas de la cultura humana es la tendencia a educar a los niños en el temor y a demonizar a otros seres humanos en base a la religión. Muchos conflictos religiosos que parecen motivados por intereses terrenales son, por lo tanto, de origen religioso. (Los irlandeses lo saben muy bien.)

A pesar de todos estos hechos innegables, los religiosos moderados tienden a imaginarse que el conflicto humano siempre puede reducirse a la carencia de educación, a la pobreza o a los agravios políticos. Ésta es una de las muchas ilusiones de la piedad liberal. Para disiparla, sólo tenemos que pensar en el hecho de que los secuestradores del 11-S eran universitarios de clase media-alta que no tenían ninguna historia conocida de opresión política. Sin embargo, habían pasado una cantidad de tiempo excesiva en su mezquita local, oyendo hablar de la depravación de los infieles y de los placeres que esperan a los mártires en el Paraíso. ¿Cuántos arquitectos e ingenieros aeronáuticos deberán volver a estrellarse contra una pared a 400 millas por hora, antes de que admitamos que la violencia jihadista no es un asunto de educación, política o pobreza? La verdad, bastante asombrosa, es la siguiente: una persona puede ser tan culta e instruída como para construir una bomba nuclear, y así y todo creer que obtendrá a 72 vírgenes en el Paraíso para toda la eternidad. Tal es la facilidad con que la mente humana puede ser alienada por la fe, y tal es el grado de acomodación de nuestro discurso intelectual a la ilusión religiosa. Sólo el ateo ha observado lo que ahora debería ser evidente para todo ser humano pensante: si queremos desarraigar las causas de la violencia religiosa debemos desarraigar las falsas certezas de la religión.

¿Por qué la religión es una fuente tan poderosa de violencia humana?

  • Nuestras religiones son intrínsecamente incompatibles entre sí. Jesús resucitó de entre los muertos y volverá a la Tierra como un superhéroe, o no; el Corán es la palabra infalible de Dios, o no lo es. Cada religión hace afirmaciones explícitas sobre cómo es el mundo, y la profusión abrumadora de estas afirmaciones incompatibles –que además son dogmas de fe obligatorios para todos los creyentes– crea una base duradera para el conflicto.
  • No hay ninguna otra esfera del discurso en la que los seres humanos articulen de manera tan clara sus diferencias mutuas, o en la que expresen estas diferencias en términos de recompensas y castigos eternos. La religión es la única realidad humana en la que el pensamiento nosotros-ellos alcanza una importancia trascendente. Si una persona cree realmente que llamar a Dios por su nombre correcto puede marcar la diferencia entre la felicidad eterna y el sufrimiento eterno, entonces se hace bastante razonable tratar con rudeza a los herejes e incrédulos. Hasta puede ser razonable matarlos. Si una persona piensa que hay algo que otra persona puede decirles a sus hijos que podría poner en peligro sus almas para toda la eternidad, entonces el vecino hereje es en realidad mucho más peligroso que el más sádico violador infantil. Los estigmas de nuestras diferencias religiosas son enormemente más pronunciados que los nacidos del mero tribalismo, del racismo o de la política.
  • La fe religiosa es un poderoso obstáculo al diálogo. La religión no es más que el área de nuestro discurso donde las personas se protegen sistemáticamente de la exigencia de aportar pruebas en defensa de sus creencias firmememente sostenidas. Así y todo, estas creencias de las personas a menudo determinan para qué viven, para qué morirán, y –demasiado a menudo– para qué matarán. Éste es un problema muy grave, porque cuando los estigmas diferenciales son muy pronunciados los seres humanos sólo encuentran una opción entre el diálogo y la violencia. Sólo una buena voluntad fundamental de ser razonable –de manera que nuestras creencias sobre el mundo sean revisadas por nuevas pruebas y nuevos argumentos– puede garantizar que sigamos hablando entre nosotros. La certeza sin pruebas es necesariamente divisoria y deshumanizadora. Aunque no existe ninguna garantía de que la gente racional siempre vaya a ponerse de acuerdo, indudablemente la gente irracional siempre estará dividida por sus dogmas.

Parece sumamente improbable que podamos curar los desacuerdos existentes en nuestro mundo simplemente multiplicando las ocasiones para el diálogo interconfesional. El objetivo de la civilización no puede ser la tolerancia mutua de la irracionalidad manifiesta. Aunque todos los partidarios del discurso religioso liberal han acordado pasar de puntillas por aquellos puntos en los que sus visiones del mundo chocan frontalmente, estos mismos puntos seguirán siendo fuentes de conflicto perpetuo para sus correligionarios. La corrección política, por lo tanto, no ofrece una base duradera para la cooperación humana. Si la guerra religiosa debe hacerse inconcebible para nosotros, del mismo modo que ya lo son la esclavitud y el canibalismo, es absolutamente necesario prescindir de todos los dogmas de fe.

Cuando tenemos razones para creer lo que creemos, no tenemos ninguna necesidad de fe; cuando no tenemos ninguna razón, o sólo tenemos malas razones, hemos perdido nuestra conexión con el mundo y con los seres humanos. El ateísmo no es sino un compromiso con el nivel más básico de honestidad intelectual: las convicciones de una persona deberían ser proporcionales a sus pruebas. Pretender estar seguro de algo cuando no se está –en realidad, pretender estar seguro sobre proposiciones para las que ni siquiera es concebible prueba alguna– es un defecto tanto intelectual como moral. Sólo el ateo ha comprendido esto. El ateo es simplemente una persona que ha percibido la mentira de la religión y que ha rechazado convertirla en una mentira propia.

Traducción tomada de Razón Atea. Artículo original en Truth Dig.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
Dejar un comentario?

58 Comentarios.

  1. No solo los franciscanos, mira lo que tuve que mandar el 3 de septiembre.

    Estimada comunidad universitaria:

    En el transcurso de esta semana me ha llamado la atención el folleto que adjunto*. Como es el año del bicentenario de Darwin y del 150 aniversario de la publicación de “El Origen de las Especies”[0] y en base al simpático dibujo que se ve por debajo del título de la conferencia, supuse que se trataba de algo relacionado con el evento. A la sazón me pongo a buscar que es el creacionismo en wikipedia y me llevo una flor de sorpresa [1][2], ni que hablar de cuando busco a la persona que viene a dar la charla [3]. En el momento que se debió dictar esa charla yo me encontraba en el Teatrino de la Trapalanda hablando sobre ciencia [4] por lo que no se si realmente se llevó a cabo esa charla en el ámbito de la UNRC o no. Hecha esa salvedad me voy a permitir expresar mi opinión personal respecto de estos hechos.

    Si tenemos en cuenta lo que dice el Título preliminar de nuestro estatuto[5] en el tercer párrafo, que copio textual

    “En igual sentido, la Universidad debe ser un instrumento apto para proveer la capacidad científica, técnica y profesional necesaria para la transformación del país y la superación de la dependencia, debiendo preservar las formas superiores de la cultura, en particular la autóctona y crear una conciencia nacional. La investigación científica debe ser una actividad fundamental de la Universidad, cuyos planes deberán orientarse especialmente al estudio de los problemas y sus soluciones, en un marco regional consecuente con un desarrollo nacional; sin descuidar por ello la investigación básica orientada a la elaboración posterior de tecnologías y su transferencia, que puedan ser puestas al servicio de las necesidades concretas de la región y del país, a la vez que procure superar la distinción entre trabajo intelectual y manual.”

    o en su artículo 1º[6]

    “Artículo 1º – La Universidad tiene por función esencial el desarrollo y la difusión de la cultura en todas sus formas a través de la enseñanza superior, la investigación científica, la preparación técnica, la formación profesional y la elevación del nivel ético y estético.”

    y cumpliendo con la obligación que como docente me cabe por el Artículo 38[7]

    “Artículo 38º – El profesorado tiene como tareas específicas la formación moral, intelectual, científica y técnica de los alumnos, la investigación, la extensión universitaria, y cuando corresponda, la participación en las funciones directivas de la Universidad.”

    Como científico y docente no puedo menos que sentirme indignado que en mi ámbito de trabajo se permita la difusión de semejantes patrañas pseudocientíficas basadas en supersticiones propias de la Edad Media y que atacan al método científico en general, a la Teoría de Evolución, a la Teoría de Relatividad General y desafían toda evidencia empírica. Quisiera saber como es que se permitió que se llegara a este punto y quién es el responsable de semejante violación al estatuto universitario y ultraje a todos los que utilizamos el método científico día a día. Quisiera saber también pedirles a la gente de la Peña Universitaria Cristiana (cita en calle Rivadavia 433 tal cual se muestra en su sitio web[8]) que se abstengan de querer mezclar religión y ciencia, no funciona y por lo general sale perdiendo la religión. También sería interesante que como desagravio invitaran al Dr Richard Dawkins [9]10] a dar una charla en su sede.

    Disculpen la extensión del correo, pero creo que era necesaria la aclaración

    Saludos

    Saludos

    [0]http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Darwin
    [1]http://es.wikipedia.org/wiki/Creacionismo_(desambiguación)
    [2]http://es.wikipedia.org/wiki/Creacionismo
    [3]http://www.creacionistas.com/about.html
    [4]http://www.exa.unrc.edu.ar/page/?actionId=2&info=83951616
    [5]http://www.unrc.edu.ar/unrc/institucional_estatuto_titulo_0.htm
    [6]http://www.unrc.edu.ar/unrc/institucional_estatuto_titulo_1.htm
    [7]http://www.unrc.edu.ar/unrc/institucional_estatuto_titulo_4.htm
    [8]http://pucriocuarto.com.ar/
    [9]http://richarddawkins.net/
    [10]http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Dawkins


    Lic. Jorge Blengino
    Los creacionistas están negando evidencia científica para sustentar un mito de la Edad de Bronce.

    Richard Dawkins

    Como acá no puedo adjuntar, lo subí a http://img96.imageshack.us/img96/1174/creacionistas.jpg

  2. Creacionistas en la UNRC!!!! Me amargaron la tarde… decí que es Viernes!

    Y la comunidad universitaria en silencio…

    De todos modos, pensándolo mejor, si hacemos mucho quilombo les hacemos publicidad gratis a la Pastoral Universitaria y a los creacionistas, y encima enseguida se las van a dar de “perseguidos”, que para hipocresías los católicos son imbatibles.

  3. Adhiero plenamente al articulo. Y en adhesion a lo que jorge envio via mail el 03/09 y respondiendo ironicamente a aquel que lo atacaba con la verborragia tipica de los fanaticos, yo envie la siguiente recopilacion de citas:
    Va con onda…

    “Los que invalidan la razón deberían considerar seriamente si discuten contra la razón con o sin ella; si es con razón, entonces están estableciendo el mismo principio que se afanan por destronar; pero, si discuten sin razón (lo que, a fin de ser coherentes con ellos mismos deben hacer), están fuera del alcance de la convicción racional y tampoco merecen una discusión racional.” —Ethan Allen, Soldado estadounidense que participó en la Guerra Franco-Indígena entre 1754 y 1763

    “En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.” Woody Allen.

    “La verdad no demanda creencias. Los científicos no unen sus manos cada domingo, cantando ‘¡Sí, la gravedad es real! ¡Tendré fe! ¡Seré fuerte! Creo en mi corazón que lo que sube tiene que bajar. ¡Amén!’. Si lo hicieran, pensaríamos que están bastante inseguros de ello.” Dan Baker

    “He comenzado a adorar el sol por algunas razones. Primero que nada, a diferencia de algunos otros dioses que podría mencionar, puedo ver el sol. Está allí para mí cada día. Y las cosas que me provee son bastante aparentes todo el tiempo: calor, luz, comida, un día hermoso. No hay misterio, nadie pide dinero, no tengo que vestirme bien, y no hay un despliegue de ostentación aburrido. Y además es interesante lo que he encontrado, que las plegarias que le ofrezco al sol y las que antes ofrecía a ‘Dios’ son todas respondidas en la misma proporción aproximada del 50 por ciento.” —George Carlin, (1937-2008) cómico de stand-up comedy, actor y figura de la contracultura

    “La religión es probablemente el cuento chino más grandioso jamás contado. Piensen en esto: la religión realmente ha convencido a la gente de que hay un hombre invisible… que vive en el cielo… que observa cada cosa que hacemos, cada minuto de cada día. Y el hombre invisible tiene una lista de diez cosas especiales que no quiere que hagas. Y si haces alguna de estas diez cosas, tiene un lugar especial lleno de fuego y humo y quemazón y tortura y angustia donde va a enviarte para vivir y sufrir y quemarte y atragantarte y gritar y llorar para siempre hasta el fin de los tiempos… pero te ama.” —George Carlin (en “Brain Droppings”)

    “Los cielos proclaman la gloria de Kepler y Newton.” —Auguste Comte ((1798-1857), filósofo francés, considerado el fundador del positivismo y de la sociología.)

    “Yo no niego a Dios, es sólo que no sé si Dios creó al Hombre o el Hombre creó a Dios.” – —Fedor Dostoievski

    “Mediante la lectura de los libros científicos populares pronto llegué a la conclusión de que gran parte de lo que relataban las historias de la Biblia no podía ser cierto. La consecuencia fue mi fanatismo total y excesivo por el pensamiento libre, (…) Dicha actitud no me abandonó nunca (…). No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que pensamientos de miedo o egoísmo de lo mas ridículo.” – Albert Einstein.

  4. Curiosamente, en el debate de la ciencia y Dios, ninguno respondió a mi mail, en donde daba información sobre importantes científicos de la historia que eran creyentes. Esperaba al menos algo del señor Blengino.

    ¿Se quedaron sin argumentos definitivamente?
    Saludos!

  5. Martin, no se a que debate te estas refiriendo. Me lo debo haber perdido porque estaba leyendo el libro “Why Smart People Believe in Weird Things” de Michael Shermer.

  6. Dos centavos dos:

    Pensar que por que una persona respetada es creyente, entonces la religion debe ser cierta es un claro caso de un argumentum ad hominem[0].

    Yo no creo en la relatividad por que en ella creia Einstein, creo en ella por que tiene sentido para mi.

    Tampoco descreo que a Samantha Farjat le hayan plantado el jarron simplemente por que sea una trabajadora :)

    [0]: http://en.wikipedia.org/wiki/Ad_hominem

  7. Sobre dioses y universidades « Tomografía Literaria - pingback on 17 de Octubre de 2009 @20:14
  8. Señor “Falacia”, parece que su vida gira en torno a Wikipedia. Yo soy creyente, no porque conozco a una persona respetada que es creyente, sino por una cuestión de fe. Fe en el Evangelio, y que Cristo murió y resucitó para salvarnos. Bueno… para salvar a algunos. Otros están destinados a la perdición.

    Usted deposita su fe en un ser humano, que está igual de errado que usted. Son cosas muy, pero muy diferentes.

    Ahora parece ser, que para ser canchero y machote, hace falta ser ateo. Como que Dios es cosas de viejas, no? Muchos se vanaglorian de no creer en Dios, y están muy orgullosos de eso. Sin embargo no tienen tapujos si deben creer en el Diablo, o perseguir cosas del Diablo. Es increíble, pero creíble…

    Saludos!

    PD: Sigo esperando un comentario sobre los grandes científicos que eran creyentes. Usted sabe a qué me refiero…

  9. Martín:

    > Ahora parece ser, que para ser canchero y machote, hace
    > falta ser ateo. Como que Dios es cosas de viejas, no? Muchos
    > se vanaglorian de no creer en Dios, y están muy orgullosos
    > de eso.

    Te pediría que, antes de publicar comentarios, leas el artículo en cuestión.

    Con respecto a los comentarios personales con “Falacia”, te ruego que busques otro medio para expresarlos.

  10. Javier, leí el artículo. Por eso escribo.
    Bueno, no jodo más. Perdoname por usar tu blog para esto.
    Saludos!

  11. Osea que segun tu en una universidad publica todos deben ser ateos, es increible como puedes hacer un comentario tan estupidos, universidad te suena algo con universal o con diversidad de pensamientos?

    Que seas ateo lo acepto pero que seas tan estúpido no me lo soporto y después de esto quieren alguien probar que los ateos no son fanáticos?

  12. Alejandro,

    O no entendiste o no queres entender… te explico o no? que duda!

    Te tiro una linea: en la universidad solo hay lugar para la ciencia, no para la supercheria o la supersticion. Hace ciencia y, seas de la religion que seas o seas ateo, tendras lugar en la universidad.

    Polvora en chimangos, anyway…

  13. Este internet-book te podría gustar mucho, que habla de algo muy parecido a lo que planteas:

    http://www.oparei.com/get_nota.php?id=39

    EL AGNOSTICISMO LIBERADOR
    Me quedó la imagen grabada para siempre ! Un padre árabe que alzaba el cuerpecito inerme de su hija, mientras lanzaba un alarido de espanto que nunca olvidaré ! Era un resultado de la guerra árabe-israelí que se desarrollaba en aquel momento, como continuamente sucede ! Recuerdo que en aquel momento musité la ultima oración de creyente que tuve. Dije: “Oh, mi Dios Creador ! Destruye todas las religiones !!.

  14. Hablar de ateísmo no es algo que nos permita avanzar porque si bien coincido que las religiones son formas de manipulación y generadoras de mucho mal y pesar para muchas personas, cuando la argumentación se centra en creer en Dios o no creer en Dios queda hueca de contenido, cómo si dejar de creer en Dios fuese a resolver algo en sí mismo. El tema es construir humanidad, es construir ciudadanía, es construir nuevas personas para una nueva sociedad, hay gente fuera y dentro de las religiones que dan grandes aportes en este sentido. Hay gente para los que su religión apoyan un sistema de creencias y valores que les llevan a ser mejores ciudadanos, mejores personas, más solidarios y responsables, y hay gente para los que precisamente iniciar el camino de conciencia constructiva surge de rebelarse contra los dogmas religiosos de su entorno. Hablar en forma despectiva de quién sigue el sistema de creencias de una religión es tan negativo como quien trata de forma despectiva a quién no cree, el tema en buena medida es irrelevante, y la forma de entenderlo no es oponerse frontalmente porque esto no es sino una fuente generadora de violencia, como la que se critica, sino en buscar entender y fluir con las creencias religiosas, en su dimensión cultural que es real y tangible, y en reconocer que si bien no hay pruebas determinantes para probar la existencia de Dios, tampoco las hay para negarla, y que si bien no hay un Dios que debería dedicar su tiempo a rescatar niñas de violaciones, si que hay una inteligencia profunda inherente en toda existencia y vida, inteligencia que se desentraña parcialmente con la ciencia, y desde donde la ciencia no para de descubrir más y más incógnitas irresolutas. Y el problema de la violencia contra niñas y niños, ¿no es un problema humano?, de organización social, de educación, de sistemas de valores, reflejo de desordenes económicos, de desordenes psicológicos, todas estas cuestiones tan humanas, si hubiese un Dios, ¿porqué tendría que intervenir?, las corrientes de pensamiento más sublimes, más intensas, poéticas, filosóficas, incluso de nuevas concepciones de la religión, ¿no operan en otros niveles de conciencia? ¿no perciben muchas especies animales con sus sentidos sensaciones que nos resultan incomprensibles, pero que son reales y hasta científicamente verificables?. El problema con Dios no será que en lugar de ser una estatua que vayamos a querer erigir o derrumbar en nuestro interior con fines decorativos, es algo que cada quién tiene la responsabilidad de construir, como también vale la pena construir conocimiento sobre ciencias, tecnología, madurez ante los hechos significativos de la vida, etc. Es mejor caer, de cualquier manera, en el espacio de las dudas razonables.

  15. Francisco:

    Esta afirmación tuya está basada exclusivamente en fe:

    “si que hay una inteligencia profunda inherente en toda existencia y vida.”

    Y te lleva a conclusiones sin base como esta:

    “”El problema con Dios (…) es algo que cada quién tiene la responsabilidad de construir”

    Por eso, por que no se puede razonar sobre la fe (solo se puede creer), es que el razonamiento cientifico debe quedar para las ciencias y en las universidades tiene que haber solo ciencia, no fe. La fe es algo personal, no deben utilizarse las instituciones cientificas para su difusion.

  16. Francisco, muy bueno tu razonamiento. Coincido en casi todo lo que has dicho.

    Ricardo, si en la universidad sólo hay lugar para la ciencia, estamos hasta las manos, brother…! La mente abierta es algo más que la ciencia.

    Saludos!

  17. Martín:

    > Ricardo, si en la universidad sólo hay lugar para la ciencia,
    > estamos hasta las manos, brother…! La mente abierta es
    > algo más que la ciencia.

    Precisamente, Martín, la ciencia se basa en una “mente abierta” a la experimentación y a la evidencia (ya sea que apoye o refute una teoría). Una “mente abierta” científica no se apoya en dogmas (“lo escrito”), sino que siempre deja abierta la posibilidad de la refutación de una teoría.

    Ahora bien, “mente abierta” no es la “new age”, ni el creacionismo (porque la biblia lo dice), ni la fé en mitos (por milenarios que estos sean). Alguien que acepta cualquier afirmación sin más fundamentos que una historia mitológica, más que una “mente abierta” parece tener abierta la cavidad craneal, con lo que eso implica.

  18. Javier, experimentación y evidencia es algo que los Cristianos tenemos. Que sea evidente para los no creyentes, es otra cosa. Para nosotros, Cristo no es un mito, y la Biblia no es dogma, porque todo el que estudie la Biblia, tiene la libertad y obligación de cuestionarse. El buen estudioso de la Biblia, debe saber de historia, de arqueología, de química, de geología.

    No es casual que el cuerpo humano tenga la misma proporción de agua que la Tierra, y la misma proporción de los minerales que tiene la Tierra, como está demostrado.

    No es casual que los antiguos profetas supieran de la redondez de la Tierra muchísimos cientos de años antes que Colón.

    La lectura del sólo primer capítulo de la Biblia (Génesis 1), si lo analizás con cuidado, puede darte muchas pistas acerca de factores astronómicos que tuvieron lugar en la Creación.

    Para darte una pista sobre lo que es un dogma, ya que veo que el concepto no te es muy claro:

    Para los católicos, la Virgen María es la Reina de los Cielos, y según ellos, ella no murió sino que ascendió en cuerpo al Cielo. Quién dijo eso? Por qué debemos creerlo? Porque sí. Eso te enseñan los católicos, y debés creerlo. Claro, en la Biblia que ellos manejan (que es la misma que yo) no hay nada que apoye esas cosas, pero no importa. Hay que creerlo. Eso es un dogma.

    El catolisismo es una de las religiones más contaminadas, ello por culpa de Constantino, que quizo aunar a los Cristianos con las religiones paganas de Egipto y alrededores, para tener más poder sobre todos ellos y dejar a todos contentos. Lamentablemente, la gente desprestigia a Dios por culpa de estas cosas sin sentido.

    Saludos!

  19. Martín:

    > Para los católicos, la Virgen María es la Reina de los Cielos,
    > y según ellos, ella no murió sino que ascendió en cuerpo al
    > Cielo. Quién dijo eso? Por qué debemos creerlo? Porque sí.
    > Eso te enseñan los católicos, y debés creerlo. Claro, en la
    > Biblia que ellos manejan (que es la misma que yo) no hay
    > nada que apoye esas cosas, pero no importa. Hay que
    > creerlo. Eso es un dogma.

    ¿Y la Biblia en que se apoya? ¿Por qué afiman que es “la palabra de Dios”? Creer que es así, sólo porque “Moisés (o Pablo, o Mateos, o mi tía Susana) dijo que Dios le habló”, también es un dogma (al igual que creerle a un Papa que una tal virgen subió a los cielos).

  20. Qué pregunta! Es la del millón!

    La respuesta, a diferencia de la matemática, es más bien personal. Aquí juega la fe. No se trata de convencer a alguien de que Dios inspiró a diversos hombres a escribir. Yo no te voy a convencer a vos de que eso fue así. Está en vos.

    Esa pregunta que hacés, es la clásica de los ateos, pero también de aquellos que están en la búsqueda de una guía para sus vida, y está genial que uno se lo pregunte. Yo también me hice esa pregunta un millón de veces. Sólo te puedo hablar desde mi experiencia, porque Dios es una experiencia, muy hermosa y gratificante por cierto. Pero sólo algunos la han tenido. El día que vos aceptes a Cristo como tu Salvador, no va a hacer falta que nadie venga a intentar convencerte de nada. Es un cambio muy grande en la mentalidad, que no te lo va a inculcar ninguna persona.

    Para mí, la lectura de la Biblia me ha traido respuestas a muchas cuestiones de mi vida. Para cada cuestión, tenés una respuesta.

    Respecto a la respuesta a tu pregunta, ¿cómo podés explicar que escritores tan distanciados en años (hablamos de miles de años), coincida tanto en relatos, profecias y los hechos que las justificaron, similitudes en la figura de Cristo con hechos y eventos de los tiempos de Adán, hasta Moisés, y siguiendo?

    La figura de Cristo está representada en la Biblia en muchos lugares y épocas, aún cuándo Él todavía no había venido a la Tierra. El estudio profundo de la Biblia, no da lugar para otra explicación. Todo suceso en la Biblia, la cual fue escrita durante miles de años, están perfectamente relacionados y no existen contradicciones.

    Lejos está de ser algo dogmático. Basta con un buen estudio (a falta de fe).

    Saludos!

  21. Finalmente, Martín:

    > La respuesta, a diferencia de la matemática, es más bien
    > personal. Aquí juega la fe. No se trata de convencer a alguien
    > de que Dios inspiró a diversos hombres a escribir. Yo no te voy
    > a convencer a vos de que eso fue así. Está en vos.

    De la definición de “dogma” en Wikipedia: “es una creencia individual o colectiva no sujeta a prueba de veracidad”.

    Tal como lo acabás de reconocer, tu fundamento para creer en la Biblia como la palabra de un Dios creador del universo, es “más bien personal”, pura cuestión de fe, o sea: un dogma.

    En la ciencia, mal que te pese, no hay lugar para el dogmatismo.

  22. No Javier, no…! Sólo has citado una parte de mi mensaje. Sobre la evidencia que puse, no dijiste nada.

    Hay muchas cosas en la Biblia que están sujetas a pruebas de veracidad. Y hay muchos científicos que han probado muchos eventos que relata la Biblia.

    Que la aceptación de Cristo es personal, de eso no hay duda. Que sólo la fe puede salvarte, tampoco.

    Pero como te dije antes, las coincidencias entre escritores muuuy separados en el tiempo, y las profecías milenarias que se han cumplido, son claras evidencias de inspiración divina.

    Saludos.

  23. > No Javier, no…! Sólo has citado una parte de mi mensaje.
    > Sobre la evidencia que puse, no dijiste nada.

    Cité la parte en que reconocés que para vos es un dogma que Dios inspiró a Moisés, Pablo o mi tía Susana a escribir algún texto. Aceptado esto, luego es natural que te bases en las “verdades reveladas”. Pero eso no es ciencia (aunque algunas “revelaciones” se prueben ciertas).

    Creo que el punto de ambos ya quedó claro.

  24. Bueno, Javier, veo que no entendés mi punto (aunque yo sí el tuyo). Jamás voy a admitir que creo en un dogma. Eso está claro. Tal vez llegue el día en que vos experimentes cómo es la vida en Cristo. Te cuento que yo ya pasé y viví en el evolucionismo, y las dudas acerca de la Biblia, y las preguntas sobre porqué creer en la Biblia y no en el Corán, por ejemplo. En donde vos estás ahora, yo ya estuve.

    Dios te bendiga.

  25. > Tal vez llegue el día en que vos experimentes cómo es la vida
    > en Cristo.

    Creencia individual no sujeta a prueba de veracidad, léase “dogma”.

    > Jamás voy a admitir que creo en un dogma.

    Say no more. ;)

  26. Estimado Martín Lillo, no dudo que Ud sea una buena persona, pero sus referencias a la Biblia muestran una ignorancia peligrosa.
    ¿Quién le ha llenado la cabeza con esas mentiras? Es dificil elegir por donde empezar, pero tratemos: ¿Quienes son los científicos que dices han probado eventos bíblicos? ¿Alguién probó la resurección de los muertos?¿La ascensión al cielo de Jesus?¿Descubrieron en que idioma habló la serpiente con Eva para que comiera una manzana?¿Demostraron que Dios ( en su versión Espítirtu Santo) embarazó ( sin tocarla) a una joven para que lo pariera a Él mismo ( en su versión Hijo) para que asi pudiera morir y con ello calmarse a si mismo ( en su versión Padre) y dejar sin efecto la maldición que lanzó sobre sus creaciones cuando ellas quisieron tener conocimiento? Quisiera conocer a esos científicos.

    En lo personal: ¿has visto tú resucitar a un muerto? ¿Porqué lo crees entonces?

    Hablas de Salvación. ¿De qué te salvas? De ir al infierno eterno creado por tu “Dios es Amor”?

    Dices que la Biblia no tiene contradicciones. Realmente, NO has leido. Como explicas las dos versiones diferentes de la creación incluidas en Genesis? En una, crea al hombre y la mujer al mismo tiempo y a la imagem y semejanza de ELLOS (Si, Elohim es plurar = DIOSES); en la otra primero al hombre y de su costilla a la mujer. ¿Cómo tu Dios creó primero la Luz y después creó el Sol? etc etc etc.

    Alguien te contó el cuento de que la Biblia es consistente. Debes leerla. En serio. ¿Crees realmente que Moises escribió el Pentateuco, donde se relata cuando Moises murió?¿Porqué los 4 evangelios no dicen lo mismo? ¿Con quién tuvo hijos Caín? ¿Con su Madre?¿Con alguna mujer creada por OTRO dios?¿con algún animal del Paraiso?¿porqué Dios le da a sus criaturas la posibilidad de pensar si sabe que con ello cometerán pecado y los condenará a un Infierno eterno?

    Estimado, tienes todo el derecho a creer lo que quieras. Pero no tienes derecho a decir que tus fantasías son realidades sin presentar evidencias comprobables. La realidad no es una asunto de preferencias personales ( al menos para los no esquizofrénicos).

    Yo CREO que mi equipo de futbol ganará todos los campeonatos, que el arbitro es un vendido cuando perdemos, que mis hijos son los mas inteligentes del barrio, y muchas cosas por el estilo. Pero esas son sólo fantasías personales que me hacen feliz. El momento que salga a la calle a predicar esas VERDADES, o pretenda enseñarlas en la universidad, me encierran en el manicomio. ¿no crees?

  27. Estimado Francisco Palm,
    el ateismo y la oposición activa a las religiones NO es algo irrelevante. Es una acción fundamental y necesaria para limpiar de supersticiones la mente de millones de personas.
    Se deben eliminar las creencias demostradas falsas; no se deben aceptar como válidas supuestas verdades que no se pueden probar.
    Mientras ello no se logre, es imposible pedir que el ser humano se de cuenta de su REPONSABILIDAD. Que no hay un ente todopoderoso a cargo de su vida, de la vida de los demas y del medio ambiente. Que es SU responsabilidad hacer y que es su responsabilidad lo que ocurre y lo que no ocurre.
    Que se debe actuar ética y moralmente porque es lo humano de hacer, no por temor o deseo de castigos o premios post-mortem.
    Que no se ha demostrado que exista otra vida que la que tenemos.
    La ciencia tratar de desmostar la existencia de algo o el funcionamiemnto de un proceso, y no es necesario tener que demostrar la NO existencia de dios, ni de nada que NO exista.
    Admiremos al Universo en toda su magnificiencia, respetemos la vida y los seres vivos. Limpiemos las mentes de supersticiones.
    Impidamos que a los niños les cuenten cuentos deformantes de su inteligencia. Rechacemos las instituciones que mantienen la dominación de los ignorantes y crédulos.
    Dejar de creer en Dios, es importante. Es justo y necesario.
    Mientras sigan creyendo en Dios, seguiran siendo irresponsables y haciendo barbaridades ( muchas en el nombre de su Dios)

  28. Arturo, me había propuesto no escribir más de lo mismo, peeero…

    Primero: si vieras más programas de ciencia, te darías cuenta de qué cosas fueron probadas por científicos (entre otros, arqueólogos y geólogos). Nadie dijo que se probó la resurrección de los muertos, o la ascención de Cristo. Y nadie lo probará jamás mediante un experimento científico.

    Se sabe, por ejemplo, que no fue una manzana lo que comió Eva, y en la Biblia jamás dice que fue una manzana.

    Se ha dado explicación para la apertura del Mar Rojo, por el cual pasó el pueblo judío. Se ha dado explicación para la estrella que guió a los sabios para llegar a Belén, cuando nació Jesús. Se han corroborado los sitios en donde la Biblia relata numerosos hechos. Son muchas cosas.

    La Biblia no tiene contradicciones. Los Evangelios no dicen exactamente lo mismo, porque fueron escritos por 4 personas diferentes, relatando las cosas según ellos lo vivieron. Mostrame una sola contradicción, si es que podés hacerlo. Tené en cuenta que, de los que escribieron los Evangelios, uno era médico, otros eran pescadores, es decir, diferentes grados de intelecto, y además no estaban juntos las 24 hs del día, los 365 días del año. Si yo te doy a vos, a Javier, a Jorge, y a alguien más, la misión de escribir la vida de, por ejemplo, qué se yo…, alguien que conozcan en común, te darías cuenta de que los relatos son diferentes, pero no contradictorios. Vos contarás más cosas que Javier, o viceversa. Pero siempre que nadie se mande cualquiera, no habría contradicción.

    Respecto a Elohim, tenés mucha razón, y eso es una prueba de la Trinidad de Cristo, ya que la Biblia misma lo dice (y no hace falta que vos lo aclares) “hagamos al hombre a NUESTRA imagen, conforme a nuestra semejanza”.

    Eran varios dioses? NO!!! Son las tres personas en una sola, y si me intentás refutar esto, te voy a llenar de versículos en los que hace alución a esto.

    Explicame cuáles son las diferentes versiones de la Creación, que vos decís que leiste.

    Otra cosa, que ya me cansé de repetir: Hay una diferencia abismal entre “bueno” y “buenudo”. Dios es amor, pero no es para nada estúpido. Estúpido es aquel que cree que porque Dios es amor, va a tener libertad de obrar como quiera, violando, robando, matando, mintiendo, y pensar que no va a recibir castigo por eso. Cuando tengas hijos, vas a darte cuenta de la diferencia, y si ya tenés hijos, me imagino cómo los estarás criando. Un libertinaje total!

    Quien obra mal, debe ser castigado. A pesar de que Dios es amor, Él mismo dice que son pocos los que se salvarán. Para todos los demás, está eso que vos decís que Dios creó: el Infierno. Pero los que no se salvarán, no es por falta de amor de Dios, sino de los pobres infelices que no buscan a Dios. Jesús dijo que Dios quiere que TODOS se salven. Pero es un deseo. Espero que no se te haga lío cuando nombro a Dios, Jesús y Espíritu Santo, ya que los tres son uno, pero para vos seguramente hará falta alguna explicación.

    Respecto a la creación de la luz y el Sol: Quién te hizo creer o pensar que la luz que creó al principio, fue la luz del Sol. Eso, hermano mio, es no saber leer.

    Vos crees en la teoría de la Evolución? Decime porqué, ya que en esa teoría hay menos pruebas que para la Creación. Es tan grande tu fe como para pensar que la vida fue creada de la nada? Después de los descubrimientos científicos del siglo 19, crees que eso será posible? La misma ciencia refuta la Evolución. Acaso la Biblia se refuta a sí misma?

    Espero que me des alguna prueba de contradicciones en la Biblia, ya que se decís algo, espero que sea con fundamento.

    Saludos!

  29. Arturo:
    Permitime además, hacer algún comentario respecto a lo que le decís a Francisco.

    Vos hablás de que todo lo que nos ocurre es producto de nuestra acción, lo cual es cierto, y se llama libre albedrío. Sin vos saberlo, estás haciendo alución a la ley de la conciencia, la cual está en la Biblia, al hablar de ética y moral. Eso explica el pecado antes de la ley mosaica.

    Respecto a que no hay pruebas de que hay otra vida, no sabés lo equivocado que estás! Hay muchas pruebas, que si querés te puedo facilitar.

    “Admiremos al Universo en toda su magnificiencia, respetemos la vida y los seres vivos”. Eso sólo bastaría para darse cuenta de que todo eso que admirás, si realmente lo admirás, no puede se jamás producto de un proceso aleatorio. Si admirás algo, realmente meditando en lo que es y cómo funciona, y lo perfecto que puede ser y de hecho lo es, te darías cuenta de que eso debe ser creación de un ser superior. Observá simplemente lo complejo de tu organismo, las reacciones en cadena inteligentes que tienen lugar allí, vamos, hombre! no podés negar la obra de un Creador!

    Respecto al último párrafo tuyo, es lamentable. Es lamentable, sobre todo porque vos sos uno de los que pueden llevar a las personas a la perdición, aún no estando vos seguro de lo que crees, ni porqué lo crees. Ojalá no sean muchas las víctimas de tu irresponsabilidad y límite mental.

    Saludos!

  30. Sospecho que pocos van a llegar a leer hasta aquí, pero no me pude contenter:

    > Respecto a que no hay pruebas de que hay otra vida,
    > no sabés lo equivocado que estás! Hay muchas
    > pruebas, que si querés te puedo facilitar.

    ¡Hilarante!

  31. Jajaj yo tengo amigas q fueron a ese encuentro de franciscanos. Personalmente tampoco veo que sea taan malo como vos decis, si les preguntas a los q asistieron a qien verdaderamente le importa la religion vas a ver q a la mayoria ni ahi, es como los viajes de estudio del colegio, a quien le importa ir a estudiar, lo mas imortante es ir estar con los amigos, etc…. Tampoco veo mala la filosofia de San Francisco, ojo filosofia, no creencia religiosa, que con respecto a eso pienso q cada uno debe creer lo q qiera, analizando el mismo las cosas y sin dejarse llevar por ninguna Iglesia ni nada.

  32. Soy creyente (no fanático, a esos los repudio) pero los argumentos de este Harris no tiene nada de novedoso u original, como filósofo que es no puede atribuirse la verdad absoluta (solo la verdad absoluta es “obvia”) y sí, esto es una opnión que quiere hacerse pasar por única verdad al mejor estilo de un dogma (“¡es obvio, no puede ser discutido o refutado!”), así que este es un filósofo de pacotilla que quiere imponer una -opinión- como verdad. En esto es lo que me ofende, los que somos admiradores de la ciencia y de la filosofía sabemos que encontrar una verdad absoluta o una “obviedad” que no pueda ser criticada es demasiado difícil (sino imposible). Mi fe cristiana la acepto; pero no la impongo.

  33. Javier, más hilarante que creer en la Evolución, no creo… Deberías escuchar más a las personas que han pasado por esa experiencia, o al menos leer algo al respecto, antes de expresarte de forma irónica y despectiva. Las pruebas que ofrecí, son testimonios reales, no es que yo lo haya vivido. Total, si creen en un absurdo tan grande como lo que promulgó Darwin, no deberían tener problemas para creer en tan coincidentes y sorprendentes relatos.

    Saludos!

  34. citando a Martin, jajaja resulta ahora que es un absurdo grande ahora la ‘teoria’ de la evolución de las especies de ntro querido amigo Charles, vaya sencillamente ahora yo soy el loco, uff como han cambiado los tiempos.

    Pero bueno mi comentario mas que debatir u otra cosa es hacer un aporte al post acerca de debatir con los religiosos ya queen realidad no hay forma de “debatir” (como lo que es un debate en su definición pura) con un religioso. El religioso es fundamentalista. No hay forma de que el raciocinio o la inteligencia puedan contra la religión. Con la religión no se puede debatir. El debate supone raciocinio, característica de la cual todas las iglesias carecen. Así, no queda más remedio que combatir haciendo uso del ridículo (como Robert Crumb por ej.). Todo esto podemos decir todos los que alguna vez hemos querido debatir con estas personas y tal como esta aqui presente tambien con un comentarista aqui, al final llegas a toparte con la famosa ‘fe’ (que es cuestion de sentirlo, que dios es amor, etc etc) y asi pues definitivamente queda, te k-gan (perdonando el término pero asi es) y finalmente tu resultas ser el orate, el anormal, el esquizofrenico, etc, etc. (como lo digo en mi primer párrafo)

    Todo esto se puede resumir con una frase de la serie Dr. House:

    “Los argumentos racionales no suelen funcionar con gente religiosa. De lo contrario… no habría gente religiosa”

    Sencillamente al igual que tú, tambien trato de difundir este tipo de escritos y reflexiones (mi blog, FB, amigos, etc). Pero no con la intención de debatir ya, sino todo lo contrario, 1) que no me jodan con sus predicas y 2) el creyente o reflexiona o se vuelve mas fanatico aun; como en la matrix o tomas la píldora azul o la roja jaja.

    salu2 amigos.

  35. Angelux: Extraño nick, por cierto…

    Te comento lo mismo que comenté cientos de veces. Yo no soy religioso. Es más, estoy en contra de las religiones.

    Algo dijiste de cierto: El debate exige raciocinio. El raciocinio induce a la observación y a la pregunta. Y esto último al conocimiento de la verdad.

    Y no. Vos no sos el único loco. Cierto grado de locura tenemos todos. Algunos más, algunos menos.

    Saludos!

  36. Me llamo la atención esta nota:

    http://www.clarin.com/diario/2009/11/11/um/m-02037980.htm

    Y leyéndola me acorde de este post, en el resumen de la nota dice:

    “Un tribunal europeo objetó la exhibición de crucifijos en las escuelas públicas por considerar que viola el derecho de los padres de educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones.”

  37. Para los que no creen, miren alguna grabacion de un exorcismo o sean testigos de uno y van a ver que Dios si existe.

  38. Es la primera vez que visito este blog, entré esperando ver solo articulos de informatica pero me encuentro con esto. La verdad es que solo me faltaría ver algo de heavy metal y se volverá mi blog favorito. :) Felicitaciones.

  39. Bueno la verdad siento un poco de culpa por opinar sin haber leido absolutamente todo el manifiesto presentado, ni absolutamente todas las opiniones, pero se empezaba a poner algo denso.
    Quiero establecer antes que nada, que me considero una persona atea, incluso no llego a entender como hay gente creyente que no le gusta el cine tipo star wars porque “es muy fantastico” (y pasar a otro plano existencial despues de morir no lo es, OK)

    No obstante, me irrita en extremo cuando se ataca a la religion de forma tan generalizada, torpe y burda.

    Voy a separar por un lado el tema de las agresiones a la religion (no solamente la cristiana) y por otro el tema del uso del predio de la universidad.

    Respecto al manifiesto, y hasta donde llegue a leer, hay una serie de cosas que si nos ponemos en exquisitos, pueden ser facilmente refutadas.
    Por ejemplo, eso de pedir pruebas sobre la existencia de un ser superior. Recordemos que una religion se basa en la fe, termino que se define usando la palabra CREENCIA, y la cual, segun la RAE, significa “Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado.” Con lo cual, si hubiese evidencias concretas de la existencia de un dios, no se “creeria” en el mismo, ni tampoco seria fe lo que se siente (y digo siente, no piensa).
    Respecto a hechos concretos como el del huracan katrina, el autor asume que las personas que murieron fueron buenas… las conocia a todas acaso? que EVIDENCIAS y PRUEBAS tiene para tal afirmacion?
    Respecto a lo que dice de los chiitas, estamos en la misma situacion. Y si vamos a aventurarnos con hipotesis, quien nos asegura que todo bebe que muere, de haber vivido no habria sido un grupito de hitlers en potencia (si, es una animalada lo que digo, pero lo que afirma el autor me parece igual de animal).

    Alejandome un poco de los mamarrachos del autor (aunque me siento identificado con algunas cosas que dice del ateo). Me gustaria que quienes atacan a la religion piensen un poco en la cantidad de gente que puede superar problemas personales por aferrarse a esa ilusion, o por ejemplo gente que pierde hijos/hermanos/etc a manos de algun inadaptado social y el unico lugar en donde encuentra asilo para tolerar el resto de su vida es en la religion. Uds tendrian la frialdad para decirle a una madre a cuya unica hija la violaron y descuartizaron, y la unica tranquilidad que tiene es la ilusion de que cuando muera la volvera a ver, que no sea ESTUPIDA, TROGLODITA y que ABRA LOS OJOS DE UNA MALDITA VEZ, que no hay mas alla y que lo que alguna vez fue su hija hoy es abono para las plantas??? Yo la verdad que no podria.

    Respecto al prestamo del predio, realmente no lo considero grave. Conociendo muy de cerca a los franciscanos (y debo reconocer que habia algunos que hacen honor a sus prejuicios), quien estuvo como principal orador es una persona a la que considero de las mas inteligentes que pude conocer. Por lejos, mucho mas que los docentes que me han tocado. Ademas, considerando que la universidad deberia ser un lugar que forme ciudadanos, no veo mal que quienes encuentran en la religion un molde de valores a priori no-incorrectos (de hecho, los conceptos de lo que es bueno y es malo, incluso para los ateos, viene influenciado por la religion cristiana) puedan absorberlos dentro del predio universitario.

  40. Que chabon groso este dios. Con respecto a una parte que Martín dice:
    >No es casual que el cuerpo humano tenga la misma proporción de >agua que la Tierra, y la misma proporción de los minerales que >tiene la Tierra
    (solo por citar algunas de las coincidencias celestiales) eso me sugiere mas que en cierto punto que los seres vivos comparten caracteristicas en su formacion y eso da origen a la vida tal y como la conocemos. Siguiendo el mismo pensamiento, dejo el siguiente link:

    http://oldearth.wordpress.com/2008/05/06/macroevolucion-i-no-descendemos-del-mono-pero-tampoco-de-adan-y-eva/

    Como seria tu punto de vista religioso respecto a la coincidencia entre las especies hombre y mono??
    O como refutarías “religiosamente” estos estudios?
    Como dicen antes, discutir con un creyente sobre religión es imposible. Además tienen un comodín cuando no pueden explicar las cosas “es cuestión de fe” dicen jajaja con esto te cagan.

    Saludos, buen blog. Ademas… Javier es groso.

  41. Yo no creo que ser creyente o ateo sea una decisión, sino una conclusión individual de la observación de lo que nos rodea y del conocimiento. Yo no creo porque para mí las religiones son fantasías que no se sostienen desde el punto de vista de la razón. El hecho de que puedan ayudar a personas a ser feliz, no las convierte en ciertas. Que haya personas inteligentes que crean, tampoco hace que sean verdad. Mi hijo de 4 años es feliz creyendo en papá noel y los reyes magos…pero eso no hace que existan por mucho que lo desee. yo no creo en la vida después de la muerte igual que no creo que los árboles sean rosas y por mucho que lo intente, nunca creeré que los árboles son rosas.

  42. juan carlos lucero

    Miren respetables personas.,Solo en JESUCRISTO hay salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en quien podamos ser salvos. dice la palabra de DIOS cree en el señor JESUS y serás salvo, dice una cancion cristiana mas o menos así.. cuando miro los cielos la luna y las estrellas me pregunto que es el hombre… dice la palabra de DIOS la fé es la certeza de lo que se espera es pues la convicción de lo que no se ve.La fe la da DIOS arrepentite de tus malos procederes los cristianos a eso le llamamos pecado asi tambien lo llama el Señor,pedile al PADRE creer en JESUS y seras salvo dale un lugar en tu corazon ,para que DIOS haga el milagro de la transformacion en tu vida que te cambiara para siempre,el dia en que te llame te regalara vida eterna en RISTO JESUS y los muertos en CRISTO resucitaran primero,permitile al Creador que pueda ambiar tu vieja naturaleza corruptible o sea tu cuerpo y en el dia postrero el te dará incorrupcion,y podras conocer al creador y el te regalara una eternidad por medio de la fe solo tenes que pedirla y es tuya,y cuando eso pase vos tambien pasaras a enrrolarte en la fila de los loquitos por DIOS ..dijo el apostol pablo el vivir es CRISTO y el morir es ganancia, claro la ganancia es para los hijos del Altisimo porque los no creyentes no van a ser justificados p
    ante el PADRE por medio de la fe porque no han creido ,porque no han querido aceptar valga la redundancia este regalo gratuito de la salvacion por medio de la fe,y si no son justificados ante el PADRE por medio de nuestro señor JESUCRISTO les espera segun la palabra de DIOS una horrible espectacion de muerte o sea como digo yo se van al infierno o mejor dicho se van a pudrir o mejor a quemarse eternamente en el infierno y alli las oraciones los ruegos y las suplicas de nada les van a servir,……..y la vanidad terrestre adonde quedo chicos chicas,con amor en CRISTO JESUS

  43. señor o como se lo pueda llamar…. no se da cuenta de lo que esta usted haciendo?? realmente no se da cuenta que por culpa de personajes como usted la sociedad esta siendo sometida constantemente a males causados por falacias inventadas por supuestos pensadores….

    las religiones son una forma de control eso ya lo sabemos, y por mucho que invente cosas para desmentirlo no podra… ya que tenemos la oportunidad de pensar!!! cosa que por payasos como usted antes no podiamos hacerlo…. y su jesus… y todos sus cansiones, cuentos de adas y lo que inventaron para llenarce de guita se lo pueden meter bien en el tracto rectal….
    no mas decir de que yo soy de una familia religiosa….pero cada ves mas influyo en las decisiones de religion de mi familia y les muestro lo siniestro de estas instituciones… dan asco… repungnancia…. son seres despresiables… inanimados mentales!!! hagan algo de sus vidas antes de seguir hablando de cosas sin sentido…

    un saludo enorme para todos los pensadores, que los hay muchos en nuestras sufridas tierras de america…

    jorge

  44. Hay contradiciones en la biblia, pero es evidente que hay quienes no las reconocen como tal; también es tan equivocada la interpretación que se hace de la biblia que esta es una muestra:

    “Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él: Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente. Joab respondió al rey: Añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces tanto como son, y que lo vea mi señor el rey; mas ¿por qué se complace en esto mi señor el rey? 2 Samuel 24:1-3”

    “Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel. Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa. Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos éstos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para pecado a Israel? 1 Crónicas 21:1-3”

    En estos textos el personaje que incitá a David a hacer un censo Samuel lo llama Jehová y en Crónicas lo llaman satanás; no es que haya contradicción, es que se les escapó ocultar el nombre de satanás y les quedó al descubierto el engaño, por eso las palabras de que el “dios” judío es el diablo, homicida y padre de mentira dichas por el Maestro y Señor Jesús El Cristo (no Jesucristo) en el evangelio de Juan 8:41-45 confirman la concordancias de esos textos del A.T. “Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Pues porque no podéis escuchar mi palabra. Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis”

  45. En el siglo XXI la humanidad debería apostar a la tolerancia y a la convivencia de creencias. Todas deberían ser respetadas y respetar el lugar de las otras. Si la universidad da lugar a una ” reunión de unos 2000 supersticiosos “jóvenes franciscanos”” cuál es el problema? Le están quitando el lugar a otros?

    El problema del ateo es que niega la existencia de Dios (supongo que el dios crisitiano). Pero para negar la existencia de Dios hay que aceptarla apriori ya que no se puede negar algo que “no existe”. Entonces está frente a una paradoja.

    Por otra parte no tiene sentido exigir evidencias empíricas de “asuntos” que se encuentran en esferas de la vida dónde la ciencia no tiene alcanze. Muchachos, la ciencia no lo puede todo y si lo puede todo sería “omnipotente” cosa que me suena a Ciencia=Dios, o peor aún, ciencia=dogma.

    Me cayó mal el artículo desde el primer párrafo. Afirma el autor: “Las mismas estadísticas también sugieren que los padres de esta niña creen que en este preciso momento un Dios todopoderoso y amoroso cuida de ellos y su familia” Entoces pregunta: “¿Tienen derecho a creer esto? ¿Es bueno que crean esto?” Y responde con un categórico “No”.

    O sea que las personas NO tenemos DERECHO a creer. Lindo ejemplo de tolerancia.

    Dios existe porque es una construcción social, una necesidad cultural de explicar lo inexplicable, de entender lo inentendible y darle sentido al sinsentido. No muchos tiene acceso al conocimiento científico para entender UN mundo y sus fenómenos que no son más que un recorte de la realidad producto del propio pensamiento científico (limitado, por cierto).

    Hace un par de años visité una muestra fotográfica en el Cabildo de Córdoba donde el autor mostraba los muchos mundos que contiene El mundo. Era una forma de mostrar que no todos entendemos al mundo de la misma manera y que no hay maneras mejores que otras.

    Comparto la inquietud del autor del blog, hay un vuelco al oscurantismo. Pero lo veo como un síntoma de los malos tiempos, de la desesperanza, de la falta de un norte.

    Lo que no me parece mal es tener fe, esperanza, tratar de soportar la muerte de un hijo (nuestro hijo). Si la ciencia no puede atender estos asuntos una persona va a buscar respuestas en otro lado.

    Un Agnóstico.

    PD: El Dios de la biblia no es benévolo. Es bastante jodido.

  46. Todo muy lindo salvo por un pequeño detalle que por lo general es obviado, no hay una sóla pequeña evidencia que Jesucristo haya existido realmente, los evangelios fueron escritos muchos años después de su supuesta vida sobre la tierra. [1]
    Hablo de evidencia “terrenal” no los trillones de evidencias celestiales que se quieran citar, una… una solita… pequeñita… pero bien con los pies en la tierra.

    [1] http://www.sindioses.org/examenreligiones/jesus.html

  47. Eppur si muove.

    Y a pesar de ello existe.

    Si quieres pruebas de laboratorio, pues como que no se va a avenir a proporciornártelas.

    Pero hay infinidad de testimonios de personas vivas (accidentados, operados, heridos de guerra, etc.) que atestiguan Su presencia y en los que la explicación de alucinaciones cerebrales químicas no se sostiene.

    Si yo por ejemplo tengo un accidente y tú eres un pariente mío que vive a 2000 kilómetros y tras recuperarme te describo con todo lujo de detalles qué estabas haciendo exactamente a la hora de mi accidente ¿lo llamarías alucinación cerebral química? Y si después te cuento que estuve en presencia de un Ser que me derritió el alma, pues puedes llamarlo alucinación cerebral química si quieres, no puedo demostrártelo, pero el hecho de haberte descrito con toda exactitud lo que hacías en ese mismo momento a 2000 kilómetros de distancia, debería como mínimo hacer que te plantees preguntas.

    No te digo que no haya mucha superstición, beatería, intolerancia etc. entre los creyentes, pero eso hay que separarlo con bisturí de la discusión sobre la existencia o no de ese Ser.

    Mis fuentes:

    http://www.nderf.org/Spanish/index.htm

    http://www.encuentrocondios.com

  48. Ateo iluminado:
    Pienso, luego Dios no existe
    Me duele la cabeza, por tanto Dios no existe
    Estoy de malhumor, asi que Dios no existe
    Me he puesto enfermo, por lo que Dios no existe

    Los ateos tambien rezan: ¡Ay Dios mio, por favor no existas, y si existes primero pidenos permiso para que te dejemos ser Dios!

    Los ateos tambien tienen fe en sus dogmas; p.ej: el universo se creó a sí mismo.

    Los ateos tambien tienen sus “apóstoles modernos”, ya se sabe, p.ej: Carl Sagan, Richard Dawkins, Christopher Hitchens, Stephen Hawking, Jacques Monod, Daniel Dennett y otros. Dawkins tuvo un largo debate con Lennox y se noto su dogmatismo; a lo largo del debate Dawkins estaba cada vez más enfadado y agresivo porque resultó evidente su ingenuidad (sino ignorancia) en temas de historia, filosofia y teologia.

    Si creen en la evolución es porque quizas habla su mono interior.

    Todos sabemos que el ateo fanático típico se cree que su cosmovisión es la verdadera y que suele ser intolerante con quien no le da la razón hasta llegar a insultar.

    Muchos de los argumentos ateos salen de la llamada “alta crítica”. Todos los argumentos de los críticos liberales ya fueron refutados minuciosamente hace tiempo.

    Hay ateos que están tan desesperados que piden que alguien refute la existencia de códigos encriptados en la Biblia, ya que ni especialistas escépticos han podido hacerlo.
    Es como si dijeran: ¡Por favor, Dios, que tu palabra no sea verdad!

  49. Valga el comentario anterior como muestra de un caso que roza la esquizofrenia.

  50. Certero el comentario de anonimo. Conozco algunos ateos tan fanaticos que cuando se declaran como tales incluso te llega su saliva; no creen en Dios pero tienen otra serie de creencias y supersticiones absurdas. Se jactan de ser tan felices y luego los ves que necesitan alcohol o drogas, o van al psicólogo o psiquiatra, o tienen depresiónes, o se suicidan (y no es hablar por hablar, conozco casos concretos).
    Y luego los hay que se creen racionales, tan racionales que se vuelven irracionales.
    Ya dijo Kant que aunque la razón teórica diga que no hay Dios, la razón práctica nos dice que debe existir Dios.
    El hombre, si prescinde de Dios, lo único que puede organizar es un mundo contra el hombre.

  51. jd:

    me ha gustado mucho tu última frase (El hombre, si prescinde de Dios, lo único que puede organizar es un mundo contra el hombre).

    Ahí está Nietzsche, que llevó su ateismo hasta sus últimas consecuencias (que solo haya paz como preparación para nuevas guerras).

    O sea, el Infierno en la Tierra.

  52. Un manifiesto ateo | Descargar Articulos Gratis - pingback on 3 de Abril de 2011 @8:31
  53. Es tambien preocupante como se esta abordando el tema en los secundarios. Sin ir mas lejos, en el colegio “el carmen” de rio cuarto, obligan a los docentes de biologia a adaptar todo a la teoria creacionista, bajo amenaza de despido claro esta. No estamos hablando de colgar un pedazo de madera en la puerta, poner un gordo en la ventana o un elefante que come billetes en la mesa de luz…, estamos hablando de deformar mentes…

  54. He leido comentarios graciosos, pero este esta buenisimo:

    “Mariano Gomez dijo:11 de diciembre de 2009 a las 10:09”

    al leerlo me preguntaba: ¿porque llora un cristiano-creyente-guru cuando muere un ser querido? ¿acaso no lo vera en un rato?, sin embargo, el ateo-agnostico o como fuera, llora porque sabe que no lo ve mas, que no interactua mas con el, salvo cuando arroje las cenizas y estas le provoquen un estornudo…

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>