¿Cómo decimos verdades que pueden lastimar?

Lo que sigue es una traducción de un excelente artículo de Edsger W. Dijkstra titulado originalmente “How do we tell truths that might hurt?“.

Dijkstra es reconocido como uno de los pioneros de las Ciencias de la Computación por sus abundantes aportes, tanto en el área teórica como en la práctica. Resulta ser que, además de un notable científico, también fue un gran visionario. Una muestra de ello es el artículo aquí reproducido, publicado originalmente en el año 1975.

Realmente es penoso ver que, aún 35 años después, muchos siguen sin caer en la cuenta de cuestiones que ya en aquella época resultaban evidentes.

¿Cómo decimos verdades que pueden lastimar?

A veces descubrimos verdades desagradables. Cada vez que lo hacemos, estamos en dificultades: suprimirlas es científicamente deshonesto, por lo que tenemos que decirlas; pero diciéndolas, sin embargo, se volverán en nuestra contra. Si las verdades son lo suficientemente desagradables, nuestro público será psíquicamente incapaz de aceptarlas y seremos tachados de irrealistas, idealistas sin remedio, peligrosamente revolucionarios, tontamente crédulos o lo que sea. (Además de eso, decir tales verdades es una forma segura de volverse impopular en muchos círculos, y como tal, es un hecho que en general no está exento de riesgos personales. Recordemos a Galileo Galilei…)

Las Ciencias de la Computación parecen sufrir gravemente este conflicto. En general, se mantienen silenciosas y tratan de escapar del mismo desviando la atención. (Por ejemplo: con respecto a COBOL se puede hacer sólo una de dos cosas: luchar contra la enfermedad o pretender que no existe. La mayoría de los departamentos de Ciencias de la Computación han optado por la última como una salida más fácil). Pero, hermanos, os pregunto: ¿es honesto? ¿No está nuestro prolongado silencio corrompiendo la integridad intelectual de las Ciencias de la Computación? ¿Es decente premanecer en silencio? Si no, ¿cómo podemos hablar?

Para que se haga una idea de la magnitud del problema, he enumerado una serie de tales verdades. (Casi todos los científicos de computación que conozco bien estarán de acuerdo sin dudarlo con casi todas ellas. Sin embargo, permitimos que el mundo se comporte como si no las conociéramos…)

  • La programación es una de las ramas más difíciles de las matemáticas aplicadas, los pobres matemáticos mejor hubieran seguido siendo matemáticos puros.
  • Las aplicaciones de computadora más fáciles son los cálculos técnicos/científicos.
  • Las herramientas que usamos tienen una profunda (¡y retorcida!) influencia en nuestros hábitos de pensamiento y, por lo tanto, en nuestra habilidad de pensar.
  • FORTRAN -“la enfermedad infantil”-, actualmente con casi 20 años de edad, es completamente inadecuado para cualquier aplicación informática que tenga en mente hoy: es demasiado torpe, demasiado arriesgado y demasiado costoso.
  • PL / I -“la enfermedad fatal”- pertenece más al conjunto de los problemas que al de las soluciones.
  • Es prácticamente imposible enseñar buena programación a estudiantes que han tenido exposición previa al BASIC: como programadores potenciales están mentalmente mutilados sin esperanza de regeneración.
  • El uso de COBOL incapacita la mente, y su enseñanza debe, por tanto, ser considerada como un delito penal.
  • APL es un error, llevado a cabo a la perfección. Es el lenguaje del futuro para técnicas de programación del pasado: crea una nueva generación de inútiles de la programación.
  • Los problemas de administración de empresas en general y de gestión de bases de datos, en particular, resultan mucho más complicados para las personas que piensan en IBMés, compuesto con un Inglés desalineado.
  • Sobre el uso del lenguaje: es imposible para afilar un lápiz con una cuchilla desafilada. Es igualmente inútil tratar de hacerlo con diez cuchillas desafiladas.
  • Además de una inclinación matemática, un dominio excepcional de la lengua nativa es el activo más vital de un programador competente.
  • Muchas compañías que se han vuelto dependientes de equipamiento IBM (y al hacerlo, han vendido su alma al diablo) se derrumbará bajo el peso de la complejidad incontrolada de sus sistemas de procesamiento de datos.
  • No podemos encontrar ninguna disciplina científica, ni una profesión robusta, basada en los errores técnicos del Departamento de Defensa y, principalmente, un fabricante de computadoras.
  • El uso de la terminología antropomórfica cuando se trabaja con sistemas de computación es un síntoma de inmadurez profesional.
  • Afirmando que pueden contribuir a la ingeniería de software, los científicos blandos se vuelven aún más ridículos. (No menos peligrosos, ¡ay!). A pesar de su nombre, la ingeniería de software requiere (cruelmente) el soporte de la ciencia dura.
  • En los buenos viejos tiempos los físicos repetían los experimentos de los demás, simplemente para estar seguros. Hoy se apegan a FORTRAN, de modo que puedan compartir los programas de cada uno, errores incluidos.
  • Los proyectos que promueven la progamación en “lenguaje natural” están intrínsecamente condenados al fracaso.

¿No es esta lista suficiente para hacernos sentir incómodos? ¿Qué vamos a hacer? Volver a la orden del día, presumiblemente…

18 de junio 1975
Plataanstraat 5
Nuenen – 4565
Holanda

Prof. Dr. Edsger W. Dijkstra
Burroughs Research Fellow

PD: Si la conjetura “Usted hubiera preferido que no lo molestara enviándole esto” es correcta, puede añadirla a la lista de verdades incómodas.

Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Nicolas Santa

    Genial documento. Confirma que Dijkstra es el Tato Bores de la computacion (entre otras cosas, por supuesto).

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>