Jerarquizar la “profesión informática”

Dicen que la “profesión informática” (entendiéndose por esto el conjunto de profesiones ligadas a la informatica) está desvalorizada y desprestigiada. Dicen que la sociedad no reconoce al “informático” como profesional de la misma manera que lo hace con el médico, el abogado, el ingeniero y el contador. Dicen que al “informático” se le paga poco y se lo trata mal, que se le piden cosas que a ningún otro profesional (de una profesión “reconocida”) siquiera se le sugiere. Y dicen, también, que todo esto se debe a que “está lleno de truchos”, personas no calificadas (y cuando no, faltas de escrúpulos) que entregan soluciones de baja calidad y cobran menos de lo razonable; en definitiva, que bastardean la “profesión informática“.

Dicen que hay que exigir la tenencia de un título. Y luego formar un organismo regulador (en realidad, autorregulador) que decida quienes pueden o no “ser informáticos”. Que de esta manera, los usuarios tendrán mejores sistemas informáticos y, de paso, los profesionales serán mejor reconocidos (incluso en lo económico). Dicen que así se soluciona este asunto.

Nota del autor: Este es un artículo de opinión personal, basado solamente en mi experiencia e ideas. Para un análisis más completo (y muy probablemente, más objetivo), recomiendo leer este artículo.

Declamaciones

Pero… ¿quiénes dicen?

Los propios informáticos (por un momento, vamos a agrupar bajo este término a programadores de distinto tipo, analistas de sistemas y profesionales de otras tareas afines). Bueno, en rigor, no todos los informáticos. De hecho, parece ser un grupo bastante bien diferenciado el que levanta la voz para pedir la regulación por parte del Estado, de las tareas profesionales que desempeñan. Más adelante volveremos sobre este punto, tratando de indentificar las características comunes entre ellos.

Y… ¿qué es lo que dicen?

Dicen que la razón del desprestigio de la profesión (por la cual no son considerados por la sociedad de la misma manera que los médicos, arquitectos, abogados, etc.) es que hay mucho improvisado ejerciéndola. Que hay gente sin los conocimientos técnicos necesarios (y, más de una vez, sin la menor noción de la ética) que anda por ahí haciendo las cosas bastante mal (o sea, que no ofrecen soluciones de acuerdo al “estado del arte” y las “mejores prácticas” de la profesión).

Dicen también que no sólo es injusto para la sociedad, sino también para “ellos”. Ellos (que poseen algún título relacionado con la informática) se “quemaron las pestañas” y se “rompieron la cabeza” leyendo libros, asistiendo a clases, resolviendo ejercicios. En tanto que “los otros” entran por la ventana, provienen de otras disciplinas (cual invasores), poseen estudios incompletos (no hicieron el esfuerzo) o son directamente autodidactas.

¿Y qué proponen?

La solución propuesta es simple: que el Estado regule o limite el ejercicio de la informática (que, como ya dijimos, engloba a cosas bastante diferentes). La forma de implementar esta restricción sería mediante la creación de Consejos Profesionales (uno por cada provincia, en el caso de la Argentina) en los cuales deban matricularse obligatoriamente todos aquellos que deseen desempeñar profesionalmente alguna tarea relacionada con la informática. Por supuesto, la condición principal para poder pertenecer a tal entidad, sería la tenencia de un “título habilitante”.

En definitiva, proponen que la informática sólo pueda ser “ejercida” por los informáticos titulados. (De la misma manera que la medicina es ejercida por médicos, la arquitectura por arquitectos, el derecho por abogados, etc.)

Del dicho al hecho

¿Es necesario regular?

Todos sabemos que en el mundo de la informática se mueven muchas personas de dudosa calidad profesional, por lo cual los argumentos precedentes parecen tener cierto sustento. Cualquiera con experiencia previa, sabe que a la hora de contratar un desarrollo de software puede estar iniciando un camino más que tortuoso y de resultado incierto. La mayoría de los clientes de informáticos no están nada conformes con su proveedor. De manera que parece buena idea hacer algo al respecto, ¿no?

Un buen ejemplo

En la Provincia de Córdoba (Argentina) existe desde hace 23 años una ley que restringe el ejercicio profesional de la informática, mediante la creación del Consejo Provincial de Ciencias Informáticas. Sin embargo, nadie podrá decir que en esta provincia el nivel de los profesionales o la satisfacción de los clientes sea mayor que en otros lugares, en donde no se ha ensayado esta solución.

Claro que un único ejemplo no basta para sacar demasiadas conclusiones (el consejo cordobés bien podría ser un desastre de implementación o haber estado muy mal manejado durante todo este tiempo). Pero que la segunda provincia de la Argentina, contando con un marco regulatorio desde hace más de dos décadas, no haya logrado ni siquiera una mínima mejora cualitativa de la disciplina es, cuando menos, sugestivo.

¿Y en el resto del mundo?

En casi todos los países del mundo (excepto, por ejemplo, algunas comunas españolas) el ejercicio profesional de actividades relacionadas con la informática no tiene ningún tipo de restricción o regulación por parte del estado. Ejemplos notables de esto son países con un altísimo ingreso por exportación de software y servicios informáticos, como Irlanda y la India.

Hay de todo, como en botica

Muchos de los grandes gurús de la informática no han tenido título alguno, en tanto que muchos otros lo han tenido pero de disciplinas en algunos casos bastante lejanas a la computación (lingüística, física, etc.). Como bien sabemos, la informática es una actividad transversal a muchas áreas del conocimiento. Es ridículo, entonces, pensar en limitar la posibilidad de ejercerla exclusivamente a quienes tienen un título específico.

Esta situación se ha presentado desde el preciso instante del nacimiento de la informática y se ha acrecentado aún más con el tiempo, en tanto la programación de computadoras se ha simplificado y masificado (quien diseña una planilla de cálculo, de alguna manera está programando).

Nadie niega la utilidad y el valor de un título (aunque, como siempre, hay algunos que son casi una garantía de conocimiento, otros que nada dicen de las aptitudes de su poseedor y una amplia y variada escala de grises). Muy probablemente entre los “titulados” se encuentre la mayoría de los buenos profesionales, pero los hay muchos y de gran calidad fuera de esta categoría, así como también hay improvisados e ignorantes en ambos lados.

Claramente, establecer el punto de corte en la simple condición de poseer un “título habilitante” nada aporta a la hora de separar la paja del trigo.

Que poseer un título formal en informática no haya logrado hasta la fecha establecer una diferencia marcada y notoria respecto de quienes no lo tienen, no es más que una muestra evidente del estado actual de la disciplina. (Quienes se comparan con médicos, arquitectos y abogados bien podrían analizar este ejemplo.)

¿Y la libertad de elección?

El exigir condiciones (como la tenencia de determinado título) para el ejercicio de la informática tiene una consecuencia no siempre analizada por quienes impulsan este tipo de iniciativa: limita la capacidad de elección de las personas.

Esto significa que alguien que quiera contratar, por ejemplo, a un programador, sólo podrá escoger entre los “habilitados” por la ley (normalmente, los matriculados en el Consejo Profesional). Esta situación es aceptable cuando está en juego la vida humana pero, ¿por qué no puede elegir un empresario a quién contratar para que diriga la informática en su empresa o a quién encargar el desarollo de un programa que necesita? En tanto el informático no se atribuya títulos o afiliaciones que no tiene, no hay motivo (razonable) para impedir tal trato entre particulares.

En la Argentina tenemos la costumbre a ver este tipo de limitaciones como naturales, pero debemos tener en cuenta que aún regulaciones como la exigencia del título de Abogado o Contador Público Nacional para la realización de ciertas tareas, no son universales. En algunos estados de los EE.UU, por ejemplo, basta con ser “ciudadano estadounidense” para firmar un balance, y en muchas jurisdicciones se permite a una persona actuar en un proceso judicial sin requerir de un abogado. (Será el ciudadano quien libremente opte por recurrir al profesional titulado si es que realmente encuentra valor en él.)

¿Por qué no son reconocidos?

La gran mayoría de quienes se quejan de no contar con el reconocimiento de otros (abogados, médicos, arquitectos, etc.) parecen no darse cuenta de que tales profesiones están bien establecidas en la sociedad por varios motivos.

Quizás el primero de ellos sea que se trata en general de disciplinas bastante bien definidas y delimitadas. Como contraejemplo, basta ver la definición que intentan de la informática las leyes (o proyectos) de regulación, por ejemplo la ley 7642/87 de la Provincia de Córdoba (la misma contiene solo una enumeración, a modo de ejemplo, de lo que se consideran “profesiones en Ciencias Informáticas“).

Habría que preguntar a quienes reclaman el reconocimiento social si ellos ofrecen el mismo nivel de garantía a sus clientes que los profesionales con los que se comparan. En la informática no sólo no hay métricas bien establecidas (y confiables) para evaluar costos, riesgos ni calidad; sino que ni siquiera se dispone de un método serio para evaluar la productividad de un programador. (Si usted es un lego en la materia seguramente se sorprenderá al saber que la principal métrica utilizada es la “cantidad de líneas de código” producidas, sin poder decir demasiado de la calidad de las mismas.)

Profesionales e improvisados

Si observamos el perfil de quienes demandan regulaciones y la expulsión de los (según ellos dicen) usurpadores, en la mayoría de los casos podemos observar ciertas características comunes:

  • Título mediocre. Salvo pocas excepciones, el profesional posee un título mediocre u otorgado por una institución mediocre (es casi imposible encontrarse con un título de Doctor de una universidad reconocida). Muchas veces puede observarse la asistencia a cursos de dudosa necesidad, denotando la incapacidad de aprender por si mismo.
  • Conocimientos limitados de lenguajes de programación. Conocimiento de, a lo sumo, un par de lenguajes, por lo general obsoletos o en vías de obsolescencia.
  • Ignorancia de conceptos. Pobre entendimiento, si acaso, de cuestiones relacionadas con el software de base (sistemas operativos, compiladores, etc.), fundamentos de las ciencias de la computación (matemática discreta, teoría de autómatas, complejidad y computabilidad, etc.), entre otras.
  • Desconocimiento del idioma inglés, lingua franca de la informática.
  • Aportes nulos o ínfimos a la disciplina, como la producción de textos técnicos, aportes en investigación, participación de desarrollos comunitarios, etc.

La experiencia del autor es que la mayoría de quienes reclaman “sacar a los improvisados” del campo profesional, generalmente reúnen al menos tres de las condiciones anteriores (sin duda, hay excepciones). La pregunta es, ¿qué es un “improvisado”, sino alguien con conocimientos endebles (más allá de un título que los refrende) y desactualizados, que ni siquiera posee los medios técnicos (formación de base y conocimiento del idioma) para mantenerse a sí mismo al corriente de la evolución tecnológica?

Aclarando, que hace falta…

Algunas aclaraciones que a esta hora suelen, por lo general, ser necesarias:

  • Un título en informática es una característica deseable pero no necesaria en un informático.
  • Atribuirse un título o una condición que no se posee, es una actitud censurable (como también lo es, por ejemplo, no pagar impuestos).
  • No tener un título no implica no haber estudiado. Por otra parte, el sí tenerlo no es garantía de conocimientos (ni, mucho menos, de la vigencia de los mismos).
  • Las asociaciones profesionales (como ACM a nivel internacional, o SADIO en la Argentina), de afiliación voluntaria (y que, a su vez, no tienen la obligación de aceptar a cualquier persona, en contraste con los Consejos de matriculación obligatoria) son altamente positivas. Es notable que dichas organizaciones en general son contrarias a la regulación de la profesión.
  • No debe confundirse “matriculación obligatoria” con “certificación”. Muchas empresas (en ejercicio de su derecho) exigen determinadas certificaciones profesionales a sus proveedores. Es notable que en casi todos los casos, la certificación es provista por otra empresa.

Conclusiones

Una profesión no se “jerarquiza” mediante el simple dispositivo de una ley que obligue a la creación de un Consejo Profesional de matriculación obligatoria. La informática es suficientemente amplia y dinámica como para creer que la conditio sine qua non para ejercer una actividad relacionada con ella (con el debido nivel profesional) es poseer un título de tres años otorgado por una institución de nivel terciario.

Quienes intentan negar a otros derecho a ejercer actividades informáticas por creer que esto les quita oportunidades deberían mirarse introspectivamente y reconocer la amplitud de la disciplina, y que la diversidad de habilidades y conocimientos requeridos en cada una de sus áreas, no pueden ser englobados bajo el título de “informático”. Tampoco es exigible el reconocimiento de la comunidad a practicantes de una disciplina que ni siquiera dominan el cuerpo de conocimientos básicos de la misma (que, además, lejos está de establecerse por completo).

Tampoco debemos olvidar que muchos aspectos de la informática se han extendido a diversas disciplinas, de forma similar a lo ocurrido con la matemática. Esta expansión (que es una especie de democratización) es altamente deseable y beneficiosa, y las iniciativas de regulación conspiran en su contra.

La informática es una disciplina joven y endeble. Es el deber de los que nos dedicamos a ella lograr posicionarla como una disciplina confiable y reconocida. ¿La forma de lograrlo? No soy quién para conocerla, pero seguramente se basa en esfuerzo, dedicación y honestidad. La discriminación arbitraria lejos está de aportar a la solución.

Por lo pronto, la “profesión informática” tiene exactamente el reconocimiento que se ha sabido ganar. No se pondrá los “pantalones largos” por ley.

Dejar un comentario?

20 Comentarios.

  1. Clap clap clap.
    Un ejemplo claro es el de tu persona y la mia. Si bien la UNRC me dio muchas herramientas, yo proveo resultado de calidad gracias a la experiencia y a la capacitacion constante. Con esto quiero decir que la formacion academica u obtener un titulo no significa estar capacitado.

    El know how y las referencias hacen al profesional, no las etiquetas.

  2. Para aportar y pegar (perdon Javier, es como miblog tambien).
    Yo conozco a un titulado (y matriculado?) que tiene varios web sites, 60~, y la mayoria son vulnerables a un SQl injection, ademas se dedica al spam.

    Las Marmotas con titulo siempre van a ser marmotas primero.

  3. Javier, excelente el articulo. Voy a tratarlo en la materia que dicto.

  4. En España pasa igual. s/”Consejo Profesional”/”Colegio Profesional”/g y ahí lo tienes.

    Estudio ingeniería informática mientras trabajo como informático desde hace ya unos años. Tengo título de formación profesional sobre informática. Sólo diré una cosa: he visto a muchos (>=12 al menos) sacarse varias asignaturas pidiéndole a amigos (o entre ellos mismos) que hagan los exámenes por ellos a cambio de dinero. Hay universidades que ni siquiera piden el documento de identidad (NIF en España) para poder hacer el examen. Y de copiar prácticas ni hablamos y/o en exámenes ni hablamos.

    La formación universitaria facilita (y mucho) el aprendizaje _introductorio_ y el permitirte profundizar en tus temas de interés. Realmente es positivo cursar la carrera, lo recomiendo a todo el mundo. Ahora bien, limitar el Libre ejercicio de la profesión con fines tales como “que se nos valore más”, “eliminar la intrusión”, “defender al cliente”, …y demás fines de DUDOSA objetividad, pues no. Desde luego que no.

    Un saludo

    PD: relacionado http://karlonnen.blogslot.es/2010/03/22/error-informatico/ (no lo he escrito yo)

  5. Excelente, tu artículo deja al descubierto lo ridículo de los argumentos en favor de la matriculación.

    Espero que los embates de aquellos que exigen la regulación de la actividad (que ni siquiera es tal) queden tan sólo en vanas tentativas. Aunque lamentablemente, quizás tengan éxito meramente por una cuestión de estadística: hay mucho pelotudo dando vueltas.

  6. ¿Cuáles fueron las razones que llevaron a exigir la tenencia de título para firmar un balance, por ejemplo?

    Creo que el problema, o el interés, pasa por otro lado, y no por el supuesto “bastardeo” de una profesión.

    ¿Porqué no se bastardea a los mecánicos? ¿Porque tienen llaves y herramientas grandes que te las parten en la cabeza?
    Nuestro país tiene como principal medio de transporte omnibus, aviones (para el transporte de pasajeros) y camniones (para transporte de mercadería). La actividad mecánica y el trabajo de los mecánicos es, sin duda, muy importante y crítica, incluso para la seguridad y la vida de muchas personas. Sin embargo es una profesión que no requiere matriculación, aún existiendo carreras afines con la profesión.

    Los intereses son otros. No intentan defender a los informáticos.
    Los que empujan este tipo de controles o regulaciones no tienen el menor interés ni en los informáticos ni en la informática propiamente dicha.

  7. Aclaración:
    1-Tengo título universitario de 6 años en computación, avalado por el Ministerio de Educación de la Nación.
    2-Estoy matriculado en el CPCIPC (pago la matrícula al día)
    3-Tengo mas de 15 años de experiencia laboral.

    Dicho esto, puedo afirmarles lo siguiente:
    1-Estar matriculado NUNCA me trajo beneficio alguno. Y conozco muchos matriculados cuyos trabajos son de terror!!!!.
    2-Hay matriculados que NO tienen título en computación.
    3-El Título me fue útil muchas veces (me refiero al papelito). La sociedad lo respeta y en agunos casos lo exige.
    3-Haber estudiado, me fue sumamente útil, tanto en mi formación humana como profesional. Todo aquel que pueda estudiar debería hacerlo. De hecho en las Cs. de la Computación, NO hay otra que estudiar constantemente!!!
    4-Ojo!!! No confundir Autodidacta con Genio. Un Genio es una exepción y no necesita ayuda para estudiar. Pero también estudia!
    5-Hoy existen Autodidactas que tienen excelente formación, pero son pocos y la mayoría de estos estudiaron en alguna universidad o utilizaron fuentes similares. No confundamos a estos con aquellos que se rotulan “Autodicatas” pero SON unos CHANTAS que nunca leyeron 1 puto libro informática decente.
    6-Desde otras profesiones se bastardea a la informática, en especial cuando notan que su espacio de negocio se ve limitado o amenazado por un software decente. Típico de algunos Contadores, te mochan presupuestos, pretenden ponerse de jefes para manejarte el proyecto y terminan decidiendo sobre costos y comparación de productos.
    7-El desprestigio de la profesión, SI EXISTE, o a caso nunca les tocó un cliente que viene de algun intento FRUSTRADO.
    En resumen, creo que hay muchas cuestiones que joden a quienes quieren hacer las cosas bien. Y esto se ve tanto dentro como fuera de los informaticos. Lo que si esta claro que ningun CP por mas obligatorio que sea, nos va a solucionar estos problemas.

  8. Totalmente de acuerdo en que los informaticos no deberiamos matricularnos -obligatoriamente, claro- (y lo digo a pesar de haber logrado el titulo). Sin embargo, me parece que hay que destacar que si bien aca hay un consejo profesional de cs informaticas, no se puede evaluar la efectividad de haber “regulado” esto, ya que conozco mucha gente que trabaja en el rubro, y no se si alguno estara matriculado, asique esta medio para figurar, pero no ejerce un control real. En lo que si creo que deberia exigirse titulo, es si algun dia los informaticos logramos agremiarnos/sindicalizarnos/lo-que-sea, para no permitir que algun chantin aspirante a moyano agarre un librito de javascript, haga scripts por 6 meses y despues se infiltre en dicha organizacion para hacer negociados.

  9. Tenés razón, Mariano. Los negociados los tendría que hacer un chantín CON título. :)

  10. Muy bueno el artículo, algunos puntos repetidos de otros anteriores, pero sirve muy bien como resumen temático para los que lleguen primero a leer esto (y así los menos voluntariosos no van a tener que juntar paciencia para leerse 15 pantallas de texto).

    En Corrientes, Corrientes y Resistencia, Chaco (ambas, de Argentina), hace poco se presentó un documento – un borrador – “La industria SSI en el Chaco: situación y limitaciones”.

    Nota: Ambas ciudades son a los efectos prácticos entidades económicas “simbióticas” en muchos sentidos porque están separadas por un par de decenas de km. de autopista doble carril.

    En un foro del ambiente IT de la zona, la Comunidad TIC ( http://groups.google.com/group/comunidadit ), de la que soy moderador, varias veces se discutió con mayor o menor seriedad el tema “matriculación, colegio, sindicato, asociación”. El trasfondo de la cuestión fue el mismo que el de tu artículo, los idóneos.

    La situación aparente en Resistencia y Corrientes, es que hay miles de idoneos trabajando “ilegalmente” donde “debería” haber un ambiente IT profesional fuerte y establecido; en cambio la informalidad estaría impidiendo que se “asentara” dicho ambiente. Esto viene de la mano con el tema “sueldos bajos”, “falta de reconocimiento”, etc. tal como describís en tu artículo.

    En el documento que mencioné al principio, se adjunta la información referente al número de egresados de las carreras de informática de la UTN FRRE (Resistencia), y de la FACENA-UNNE desde 1997 hasta 2008, evidenciando algo que se sospechaba (como se puede leer en algunos posteos en la Comunidad TIC): no hay tantos profesionales en las dos provincias como se creía.

    Según el documento, hubo entre 600 y 900 nuevos profesionales por año desde 2004 a 2009 para AMBAS provincias (cada una con al menos 5 grandes ciudades, y tal vez 15 a 25 ciudades chicas con X nivel de población y X necesidades IT), lo que es, IMHO, bastante poco.

    La presunción de “una comunidad de miles de profesionales en ambas pcias.” era mencionada con frecuencia dada la gran cantidad de ingresantes en las dos carreras IT en ambas ciudades, en la FACENA-UNNE especialmente, con no menos de 2000 ingresantes y con picos mucho más altos en algunos años.

    No sobra aclarar que ambas carreras reciben estudiantes del interior de ambas provincias y de provincias aledañas, que luego de finalizar algun ciclo (intermedio o de grado), regresan a sus pagos. A la vez, muchos estudiantes no ingresan al mercado laboral aún egresados de titulaciones intermedias (la tecnicatura de la UTN FRRE es una excepción probablemente).

    Entonces me queda una conclusión: en ambas ciudades, y en ambas provincias inclusive, la proporción de profesionales IT en relación con la cantidad de habitantes es relativamente baja.

    Eso podría estar manifestándose en que en Chaco y en Corrientes existen muchos idóneos (quiero evitar la exageración, pero tal vez podría ser “*ísimos”), y el tema “colegio” y similares está a flor de piel en muchos IT guys, algunos con más dudas que otros, sin embargo la realidad de que – aparentemente – no hay suficientes profesionales de sistemas, acomoda el mercado y la sociedad a una realidad distinta en la que conviven idoneos de años de experiencia, profesionales titulados y los chantas de siempre.

    En este contexto la posibilidad de colegiar, matricular, etc. la actividad IT impidiendo que gente sin “acreditar” pueda trabajar en IT tiene un poco “color de colapso” en la provisión y ofertas de servicios y productos IT tanto para el Chaco como para Corrientes.

    Tal vez un escenario complejo similar (incluído el bajo nivel de egresados/alto nivel de ingresantes universitarios), esté dandose en otras ciudades y pcias. de Argentina.

    Adjunto el enlace al thread donde está el archivo .pdf del borrador del estudio:
    http://groups.google.com/group/comunidadit/t/85321447dd3e39dc

  11. Hola,
    llego a este blog por comentario de Dardo (la persona del comentario de arriba).

    Noto en este articulo un recopilado de ideas y puntos de vista de varios documentos que he leído en estos años, sobre todo desde que se hizo publico el caso de Santa Fe. El mas interesante me pareció el publicado por la SADIO que hace referencia a como se cita aquí a la naturaleza AUXILIAR de la informática para otras ciencias, aportando otra perspectiva. Me gusto aquí como resaltaron el caso de Córdoba como caso de estudio, seguramente lo utilizare en futuros y calurosos debates.

    Sobre el tema particular mi postura es mas a favor de “No Obligatoriedad” para la matriculación en este tipo de instituciones, si realmente son la solución todos nos terminaríamos matriculando. Pero siempre rescato la asociatividad entre los profesionales, se pueden lograr cosas muy buenas, en nuestro caso estamos experimentando desde lo que llamamos ComunidadTIC con algunos casos de éxito y varios intentos fallidos.

    Por otro lado, creo que en esta discusión se confunden o mezclan, por lo general, temas que van mas para el Lado Sindical (derecho laboral y esas cosas), cuando se habla de Bajos Sueldos, malas condiciones laborales, etc. Para los que quieran o necesiten un sindicato, ya se creo uno en bs.as. de validez nacional http://www.gremiodeinformatica.org.ar/ (se pueden inscribir ahí y dejar de insistir con la obligatoriedad de algo; documenten bien la experiencia y luego nos comentan si les solucionaron sus problemas con la patronal)

    Ahora lo poco que he visto, incluyendo este articulo, es sobre las cuestiones de fondo que hacen a este tipo de instituciones llámese “Colegio”, “Consejo Profesional”, etc. Sus objetivos, sus funciones puntuales, sus actividades futuras, etc. etc.

    Un amigo resume todo esto de forma filosófica en “La bolsa de gatos de los informáticos”, es decir es un tema con muchas cuestiones de fondo implícitas y complejas. Bien por el autor al ir resaltando y separando algunas.

    Saludos.
    Matias M.
    Corrientes, Argentina.

  12. Javier vos pensas que si se hace un gremio cualquiera pueda llegar arriba? Mira lo que paso con EPEC… Ya se que no es mucha garantia, pero que se te meta un moyano en un teorico gremio informatico… caga fuego todo el pais

  13. Realmente creo que hay varios puntos importantes.
    Por un lado, exigir un titulo a un informatico al igual que a un medico es una comparacion simplemente absurda.
    Al medico le exigimos un titulo como garantia de conocimientos basicos sobre lo que esta por hacerte en el cuerpo, el cual no cambia con el tiempo, a lo mucho se descubren cosas nuevas y se entera casi siempre por visitadores medicos (hay excepciones claro esta).

    Por el otro, menospreciar al autodidacta y poner en pedestal al titulado es realmente un espanto. Yo curse solo 2 años de mi carrera y lo que aprendi lo hice siempre como autodidacta. Hoy en dia tengo un cierto prestigio en Buenos Aires como desarrollador web, y he sido lider de desarrollo de varias empresas dedicadas al mundo web (entre ellas DreamDesigners, NiceStream, etc).
    Quiero saber cuando fue la ultima vez que uno de estos tipos que exigen titulo o matricula paso 20 horas seguidas en frente de la maquina aprendiendo a recompilar un kernel, y dejar un entorno lamp como la gente en slackware 7x.
    O mejor aun, cuando fue la ultima vez que paso 3 dias enteros trabajando sin dormir por dejar un proyecto terminado para mas de 10 mil usuarios concurrentes?. Mi experiencia dice que estos tipos nunca lo han hecho, y es mas, suelen ser los mismos que terminan contratando a pibes de 20 años para hacer el laburo (los cuales obviamente no estan titulados).
    He tenido el placer y la suerte de conocer a programadores impresionantes, todos autodidactas, incluso gente que colabora con el kernel de linux desde argentina, brasil, etc.
    No estoy desmereciendo al que se recibe ni mucho menos, pero en mi caso particular leo un libro por semana, o sino desenas de articulos o secciones de manuales.

    Que existe gente que no son mas que ladrones que se atribuyen conocimientos que no tienen es verdad, pero la solucion no es para nada una reglamentacion obligatoria, sino mejores procesos de seleccion en las empresas, y empresas que otorguen reconocientos serios.

    Como dato, jamas conoci un ingeniero que supiera que era json, y la mayoria te pregunta “sabes programar en ajax?” como si ajax fuera un lenguaje de programacion.

    Yo creo que la cosa para por otro lado, que hay que regular estamos de acuerdo, pero se complica, hay que meter esfuerzos en patrones de control de conocimiento y no en papelitos mentirosos.

    Las consultoras son un gran grano en el orto, viven publicando cosas que no tienen sentido, entrevistas con gente que no sabe lo que esta preguntando, y casi siempre hay un ingeniero en sistema como cara de la consultora.
    Chicos, esto es simple, mucha gente vende cosas que las consultoras no pueden filtrar porque no tienen personal idoneo para dicha tarea.

  14. El problema no está en la educación del que presta el servicio, sino en la del que lo adquiere.
    Claro, si una persona contrata a alguien que tiene que “saber de programación”, se presentan 20 tipos y el unico criterio que entiende el que contrata es el economico. Por Ende ahí tenemos Clientes disconformes y Profesionales disconformes a quienes esta explicacion de la “Matriculación” les puede resultan conveniente… Pero solamente para dejar en segundo plano disconformidades personales.

    Tenes título y te parece que no valoran tu esfuerzo, demostrá porque tu titulo es importante y que tenés mucho para dar.

    Sos empleador y los programadores siempre te defraudan, aprende lo que tenes que saber y hacete cargo de la persona a la que decidis contratar por tus criterios.

  15. Jerarquizar la profesion informatica | BSD Solutions Blog - pingback on 10 de abril de 2010 @7:07
  16. Creo que un informatico realiza una actividad de caracter profesional, de constante actualizacion y estudio, compleja y estresante. Lo cual deberia ganar como un contador, abogado, arquitecto, etc. Aca es la tipica pregunta “¿Quien esta antes, el huevo o la gallina?. Por un lado hay mucho intrusismo, cualquiera aprende lo basico y sale vendiendo malos sistemas. Igualmente es un problema cultural que hay del lado del demandante, el que quiere un software esta acostumbrado a bajar basura de internet, por lo que cree que un desarrollador es una atencion personal a una descarga online. Esto hace que quiera pagar poca plata. Cuando pide los CV con remuneracion pretendida, se presenta cualquier calidad de candidato, los malos y los buenos. los buenos ponen que quieren ganar como verdaderos profesionales. Los malos ponen la mitad de ello. Las empresas siempre tiran al menor sueldo, lo cual quedan disconformes con sus productos. ASI QUE NO ME VENGAN CON QUE HAY INTRUSOS INFORMATICOS, las empresas IT no saben elegir bien, eso hace que las empresas obtengan malos productos, y los verdaderos informaticos tengan que bajar los pantalones. Todo el sistema social destruye esta profesion. Tambien, si ganas poco no te dan ganas de ser “el hacer informatico”. A medida que pasan los años en la profesion, te planteas que es mas lindo usar el tiempo para ir a pezcar, mirar un partido de futbol. Ni curso, ni mierda. Esta destruccion se autoalimenta que se basa en la economia de los sueldos y no en la produccion que nos ofrecen los sistemas

  17. Excelente artículo. Me he topado con cada trabajo de matriculados, que dejaba mucho que desear.

    Y a diario veo meterle cada chamuyo a sus clientes con tal de hacerle gastar en lo que sea, que se me caen las medias de vergüenza ajena!

    Lo primero que hicieron el 90% de los matriculados, es no asesorar adecuadamente a sus clientes en cuanto a las licencias de software que necesitaban, y lo que es peor, jamás los asesoraron adecuadamente para implementar tecnologías que no tuvieran ese overhead (las licencias). Aunque por ahi pienso… que el problema viene desde la misma formación académica, ya que hay universidades (principalmente privadas) que basan todos sus programas educativos en sistemas cerrados. De ese tipo de formación, salen profesionales con escasa creatividad.

  18. Buenos Aires, 19 de enero, 2012
    Un muy buen trabajo como base para la discusion que parece que se agoto en el año 2010. Estamos en el 2012 y en apenas algo mas de un año la aceleracion del “hardware” y el “software” ha creado nuevos desafios al empleo de computadoras. Yo (viejo) comence la idea del uso de maquinas a fines de la decada del 1950 y he seguido casi asombrado su crecimiento y aplicacion. Como la gente necesita el agua y la electricidad, la sociedad requiere Internet que ha pasado a ser parte de la vida normal. El uso de celulares, PC y “tabletas” estan al alcance de todos y ya son solo una parte de la educacion general y, seguramente, lo seran mas en el futuro. Esto me lleva a diferenciar al “usuario” del “profesional” ya que este ultimo es el que tiene “capacidades” para llevar a una actividad clasica a su dimension digital. Los “Colegios Profesionales”, no son solo organizaciones para dar matriculas, sus “Codigos de Etica” concretan la vigilancia al ejercicio profesional. La expansion en la aplicacion “cibernetica” es arrolladora y es necesario que de alguna manera sus avances no signifiquen agresion o, en algunas situaciones, delitos. Este tema aun no tiene solucion logica, no porque no exista voluntad, sino que su amplitud, libertad e innovacion, sale de los limites fiscales o estatales y nos llevan sin dudas a la “globalizacion”. En tanto, se me ocurre, deben ser bienvenidos los”Colegios” y propiciadas las “Federaciones” no solo con el fin del trabajo en si, sino como el apoyo etico a una actividad que en sus efectos puede llevar a beneficios o, al ser mal aplicada, mostrarse como un mal demoledor de dificil control. En estos dias se ha hablado del “ciberparo” que fue una accion de “empresas” ante las posibles leyes en Norteamerica, pero, lamentablemente, no se escucho la opinion de los profesionales que son el “humanware” de la era digital dentro de la “cultura cibernetica”.
    Tcnl. Jose Javier de la Cuesta Avila (LMGSM 1 CMN 73 VGB)
    josedelacuestaavila@gmail.com.

  19. Admito que un título universitario supone cierta calificación, pero en la informática entendido algunos conceptos y abstracción es posible ser un profesional de primera. El secreto radica en constante estudio, yo en particular me dedico a administración de servidores y infraestructura de redes. No consigo a ningun ingeniero o licenciado que pueda hacer mi trabajo. Los debe haber pero porque se hicieron en el tema no porque se lo hallan enseñado en la Facultad.

  20. Excelente. Aplicable no sólo respecto a quienes trabajan en las ciencias informáticas, sino también a cualquier profesión que se pretende regular con “consejos profesionales” o “colegios públicos” (quizás con la excepción de lo concerniente al ejercicio de la medicina y afines). Libertad de contratación y competencia es la mejor manera de defender los derechos del consumidor.

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackbacks y Pingbacks: