Cómo se miente sobre cómo se vota en el mundo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

No paran. En la Argentina ya es perfectamente normal escuchar a gobernantes y políticos mintiendo sobre los sistemas de voto electrónico, e incluso haciendo oídos sordos a los pedidos de los especialistas en seguridad informática para, en cambio, montar “ferias de la modernidad” en donde vendedores se aprovechan de la ignorancia de la gente.

Video mentiroso

A esta campaña se suman ahora la Cámara Nacional Electoral y la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires, mediante la campaña “Mi voto, mi elección”.

Este “programa” de organismos oficiales ha publicado un video en donde dicen explicar cómo se vota en el mundo. Con la sutileza con la que puede entrar un elefante embravecido en un bazar, han deslizado mentira tras mentira, siempre a favor de los sistemas de voto electrónico.

Analicemos el video.

Boleta única de papel

Boleta única de papel

Aunque se dice que es el sistema más usado en el mundo, se ponen sólo 4 países como ejemplo (cuando en realidad el sistema se utiliza en más de un centenar y medio de países). Como veremos a continuación, para el voto electrónico se ponen 5 países de ejemplo (incluyendo a uno que no lo utiliza).

Voto electrónico

Se dice que el voto electrónico es “conocido también como urna electrónica”. Esto es falso ya que las urnas electrónicas son sólo un tipo de voto electrónico, en el que los votos se almacenan internamente en la computadora que los emite. Esto intencionalmente deja afuera de esta categoría a la llamada boleta única electrónica. Quedan en evidencia al decir que “generalmente utilizan tecnología de grabación electrónica directa”: generalmente, no en todos los casos.

Voto electrónico

Se dice que “este sistema se utiliza en pocos países del mundo, como Brasil, Bélgica, Filipinas, India y Venezuela”. La realidad es que para elecciones nacionales, los únicos países en que se utiliza para todos los votantes son India, Brasil y Venezuela. En Bélgica la mitad de su territorio (la región valona) lo abandonó, volviendo a votar con boleta única. Y en Filipinas no se utiliza voto electrónico, sino boleta única de papel. Lo que sí se utiliza allí (como en la mayor parte de los Estados Unidos) son sistemas de conteo electrónico, que reconocen las marcas realizadas por el votante en el papel. Esto puede comprobarse leyendo el informe publicado por Smartmatic, la empresa proveedora de estos sistemas (al menos hasta las elecciones de 2016, que terminaron con un fraude comprobado y con ejecutivos de la empresa prófugos).

Boleta única electrónica

Boleta única electrónica

El nombre boleta única electrónica surgió en la Ciudad de Buenos Aires en el año 2014 con el único objetivo de violar la ley electoral aprobada por la Legislatura porteña. De allí en más, se ha repetido en todas las campañas oficiales que “la boleta única electrónica no es voto electrónico”, y este video continúa en esa línea.

Registro en RFID
(La fruta pertenece a la imagen original)

El video continúa diciendo que “en algunos casos, al mismo tiempo, se registra la información en un chip que está inserto en la misma”. Con “algunos casos” se refieren exactamente 1 (uno), ya que el único sistema en uso que incorpora chips RFID en las boletas es el de la empresa Grupo MSA S.A., quien lo alquila en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las provincias de Salta y Chaco y ciudades como Corrientes y Neuquén. Difícilmente se refieran al sistema propuesto hace unos años en Israel, y descartado antes de su utilización, ya que claramente usar chips RFID para almacenar los votos es una idea aún peor que la de usar computadoras para emitirlos.

Además, y sin darse cuenta, están reconociendo que también se realiza una “grabación electrónica directa” (característica que atribuían a los sistemas de voto electrónico).

Verificación trucha

Luego se afirma que “se puede verificar la coincidencia entre los registros electrónico e impreso”. Siempre asumiendo que hablan del sistema de la empresa Grupo MSA S.A. (hasta ponen su computadora como ilustración) dicha verificación es completamente ilusoria: se le está “preguntando” a la computadora que acaba de almacenar el voto en el chip RFID (que tiene un número identificador único) qué fue lo que almacenó en él. Esto es como recibir un billete con los ojos cerrados y preguntarle su valor a quien nos lo dio.

Escrutinio con BUE

La imagen elegida para ilustrar el escrutinio con boleta única electrónica no podría ser más apropiada. Pertenece a las elecciones en la ciudad de Neuquén, el 4 de octubre de 2015. En el video puede observarse claramente cómo el presidente de mesa pasa chip tras chip por el lector RFID de la computadora, sin molestarse en verificar que lo que esta cuenta se corresponde con lo impreso:

Luego se hace una afirmación sacada directamente de los folletos publicitarios del vendedor: “Vale destacar que, a diferencia de la urna electrónica, la máquina de votación no almacena información de los votos”.

¿La máquina no almacena?
(El perro pertenece a la imagen original)

Que las computadoras (“máquinas de votación”) del sistema de Grupo MSA S.A. no almacenan información sobre los votos es algo que jamás ha sido comprobado. De hecho, dichas computadoras cuentan con una memoria no volátil con capacidad suficiente como para almacenar todos los votos y la hora a la que se emitió cada uno, y con todos los mecanismos para poder hacerlo (que nunca fueron auditados).

BUE en la Argentina

Finalmente, la confesión: el sistema de voto electrónico denominado boleta única electrónica no se ha utilizado en ningún lugar del mundo, más que en algunas provincias y ciudades de nuestro país. ¿Será otro gran invento argentino como el colectivo y el dulce de leche?

Voto a través de Internet

Estonia

“El voto por Internet funciona muy bien en Estonia”. ¡¿El voto por Internet funciona muy bien en Estonia?! ¿De dónde saca estas cosas esta gente? El sistema de voto por Internet usado en Estonia fue destruido en los análisis técnicos realizados por el equipo integrado por los reconocidos investigadores J. Alex Halderman y Harri Hursti. Parece que ni en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ni en la Cámara Nacional Electoral, ni en la Facultad de Derecho de la UBA se preocuparon por ver la excelente conferencia de J. Alex Halderman sobre el sistema de Estonia, y tampoco se acercaron a la última edición de la conferencia de seguridad ekoparty, en la que estuvo presente Harri Hursti.

Pruebas de voto por Internet

Y para completar el ridículo, dicen que “también se realizaron pruebas en distintas elecciones celebradas en el Reino Unido, Suiza, Francia y Estados Unidos”. Bien podrían decir cómo resultaron esas “pruebas”. Comentando por ejemplo que desde 2008 el Reino Unido paralizó todas las pruebas de sistemas electrónicos de votación, o el catastrófico fracaso del voto por Internet en Washington D.C.

Pedido desesperado

A las autoridades: Dejen de mentirle a la gente para promover sistemas de votación que ustedes puedan manipular.

A los ciudadanos: No se dejen tomar por tontos. No se dejen engañar tan fácilmente. Usen la cabeza y Google.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Las mentiras sobre el voto electrónico | Blog de Javier Smaldone - pingback on 8 de octubre de 2017 @19:18

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackbacks y Pingbacks: