El evangelio del sometimiento

Evangelización

Desde su compilación, traducción y adaptación entre los siglos II y IV, La Biblia —en particular el Nuevo Testamento— fue cuidadosamente diseñada para servir a los objetivos políticos del Imperio Romano, como herramienta para contribuir al sometimiento de los pueblos invadidos por éste. Doce siglos después volvió a utilizarse para los mismos fines, esta vez al servicio de la Corona de España, en la invasión y conquista de América. Hasta en África parece haber sido un arma muy eficaz, según el mismísimo Reverendo Desmond Tutu resume en esta reveladora frase:

“Cuando vinieron los misioneros a África tenían la Biblia y nosotros la tierra. Nos dijeron: vamos a rezar. Cerramos los ojos. Cuando los abrimos, teníamos la Biblia y ellos la tierra”.

Ya en nuestros días, la utilización de estas supuestas “buenas nuevas” no ha dejado de servir al fin para el que fueron cuidadosamente seleccionadas y adaptadas. Increíblemente, el sometimiento a través de la evangelización está volviendo a ocurrir en la Argentina. En pleno siglo XXI.

El testimonio de Félix Díaz

A continuación, el testimonio de Félix Díaz, qarashe de la comunidad qom Potae Napocna Navogoh (La Primavera), de Formosa:

Las “bienaventuranzas”

  • Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
  • Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
  • Bienaventurados los que tienen hambre, porque ellos serán saciados.
  • Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Estos mensajes, entre tantos otros similares, son repetidos una y otra vez a los oídos de quienes están siendo sometidos, conquistados, para reforzar en ellos la idea de que los sufrimientos terrenales hasta son algo bueno, porque aseguran la recompensa eterna… en el cielo, luego de morir. Sin olvidar, por supuesto, el justo reconocimiento a la autoridad humana, como el mismo Jesús ordenó: “Den al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”.

Pero quizás —se me ocurre— la frase que más se repita a quienes se quiere someter, para despojarlos del lugar en el que han vivido desde hace siglos, sea esta:

“Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra”.

Adenda: el papa en Cuba

En su visita a Cuba, el 20 de septiembre de 2015, el papa Francisco ha dicho cosas como estas:

Hay que saber administrar los bienes, porque los bienes son un don de Dios.

Nuestra santa madre iglesia es pobre, Dios la quiere pobre, como quiso pobre a nuestra santa madre María.

Cuando uno se pone a juntar plata y se pone ahorrar, Dios es tan bueno que te manda un desastre porque eso les hace libre, los hace pobres.

Amen la pobreza como a madre.

Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo, Sr Javier. Yo no pongo la otra mejilla ni en pedo. Ante la duda ataco primero y después veo. Prefiero que me vean como mala católica y no como estupida. Cada vez que pienso en la masacre que hicieron en América me da veguenza ajena

  2. Sebastián Correa

    Javier, no encuentro otra forma de contacto en tu blog, por eso lo hago a travez de este artículo. Y dicho sea de paso hay mansos por todos lados.
    Llegué a tu blog por el artículo de crítica al UML, que me parece de muy buena discucion, después me asomé para ver quien sos y más me interesa el contacto.
    Vivo en Calamuchita y el año pasado comencé a dar clases de desarrollo de software en un instituto terciario. Doy 2 materis: Ética y modelado de software. Por las dos me gustaría contactarme para enriquecer mi aporte a los estudiantes.
    Será un gusto poder establecer contacto.

Deje un comentario

NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>